PESKAMA

Pesca en kayak en el mar

  • Categorías

  • ¿Qué publicamos en…?

    Radio VHF - La emisora Marina a Fondo (2012) Autor: Luis "Carcharinus" radiovhf2_165

    La culpa fue de mi Hermano (2011) Autor: Juan "Argonauta" jg_09_q65

    Dentones de Otoño (2010) Autor: Arturo "Caballa" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    El Pescador pescado (2009) Autor: "Txitxarro" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    Bailando al Alba (2008) Autor: Edu "Raspacejo" pajareraBailas_165

    Horizonte (2007) Autor: Patxi Amantegui Goliat_165

    Pulse sobre las imágenes para ver el artículo
  • Comentarios recientes

    kayadoc en Como en el Trópico
    Margarita Fernández en Que hacer en caso de: picadura…
    rafa en Test del Freedom Pesca de Perc…
    Jose en La sonda de pesca
    Alex en Turbina propulsora para k…
    juan en Pescando Bacoretas desde …
    Ruben en Radio VHF – La Emisora M…
    Francisco en La sonda de pesca
    Sir Owens en Boya rápida de fondeo para…
    peskol en Boya rápida de fondeo para…
  • Utilidades

  • Archivos

  • Registro

  • Introduzca su correo eletrónico para suscribirse a Peskama y recibir notificación de las actualizaciones y novedades del Blog.

    Únete a otros 2.670 seguidores

  • Habla con nosotros

    Peskama en Skype
  • Síguenos en Facebook

  • Síguenos en Twitter

    Peskama en Twitter
  • Noticias

    Colaboración de Walter Tanero

    hg&tanero2_165

Aprendiendo del Maestro

Posted by Caballa en 12 enero, 2008

Cuando vi la predicción meteorológica para el Jueves día 10 no pude evitar acordarme de la jornada de pesca que pasamos junto al Maestro del Chambel en Calahonda, así que tras pedir los permisos correspondientes llamé al Maestro y quedamos citados a las  ocho de la mañana para volver a pescar en el mismo lugar.

La mañana era perfecta, nadie en la playa, sólo un pequeño barco de pesca profesional rumbo a su caladero seguido por una nube de gaviotas hambrientas e inquietas desde primera hora de la mañana.

Preparamos los kayaks de forma lenta y meticulosa pero sin pausa, con el cosquilleo previo a cualquier jornada de pesca pensando en las sorpresas que en forma de capturas nos deparará el día. El agua como un plato, transparente y no muy fría para la época del año en la que nos encontramos, unos 14 grados. El cielo despejado, anunciando una jornada soleada que nos mantendrá calentitos bajo mi flamante peto de ropa seca que los Reyes me han traído. Al estar el mar tan tranquilo nos permite botar los kayaks mojándonos apenas las botas de neopreno y manteniendo el interior de la bañera del kayak lo suficientemente seco como para no notar el frío del agua. Los kayaks se deslizan suavemente sobre el mar, sin producir ni un sólo ruido salvo el chapoteo propio de la primera palada. Nos alejamos poco a poco de la orilla ganando la suficiente profundidad y distancia para poder soltar las muestras que habíamos seleccionado de la caja de señuelos. Fiel a mi Princess de María pusimos rumbo a levante buscando la tremenda pajarera que se formó al pasar el barco de pesca y que ahora reposaba sobre la superficie del agua junto a las rocas que afloraban. Después de unos 45 minutos de curricán y sin ningún resultado decidimos poner rumbo a la marca del Maestro Boina. Una vez alcanzada la cota con las señas visuales que el Maestro mantiene grabadas en su memoria procedimos a fondearnos.

 

 Al ver la cara de sorpresa de Boina cuando mi boya rápida empezó a girar sin parar soltando cuerda recorriendo el ancla los 24 metros de profundidad que nos separaban del lecho de la zona en apenas unos segundos, creo que la próxima compra que realizará será precisamente ésta sustituyendo la boya de pescasub que hasta ahora venía utilizando. En esta ocasión le comenté a Boina que lo mejor era que él primero se ligara a la bolla y que después uniéramos los kayaks proa a proa ayudados de la cuerda de rescate. De esta forma quedábamos enfrentados para poder pescar al chambel, charlar y realizar las fotografías oportunas de las capturas que a buen seguro obtendría nuestro Maestro. Aunque en la jornada anterior probé la técnica pura y dura del chambel, después de ver lo tremendamente engorroso que podía resultar el tener una madeja de hilo entre las piernas desistí en aquella ocasión… pero hoy, con el agua como un plato, sin corriente o al menos la justa para que la línea quedara tensa y notar hasta la más mínima picada, busqué en el fondo de mi maleta de señuelos aquella bobina que tan amablemente me preparó en esa ocasión y con suerte la encontré. Cambié el anzuelo, preparé el cebo y en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, tenía mi línea en el agua antes que el Maestro Boina. Atónito quedó el Maestro cuando a la primera picada subía un precioso sargo de unos 500 grs de peso.

 Este hecho me animó a seguir utilizando esta técnica mientras mis dos preciosas cañas miraban con envidia a la sencilla bobina del 0,35 que tenía entre mis manos. Pero como no podía ser de otra forma el Maestro se recuperó de la sorpresa consiguiendo dos capturas seguidas devolviendo la sonrisa que había desaparecido, sólo por un segundo, de su rostro. Animados por las capturas e impacientes, ansiábamos más picadas… pero éstas no llegaban. Después de un buen rato decidimos volver a cambiar de marca y movernos unos 400 metros hacia levante. Como el mar estaba tan tranquilo pudimos levantar el ancla sin ningún problema, paleamos un poco y volvimos a realizar la misma maniobra de fondeo.

De nuevo las líneas en el agua y a esperar las picadas. Diez, quince minutos y sin picadas. El Maestro pensativo, las sensaciones no son buenas y decidimos cambiar de nuevo de marca y situarnos algo más hacia levante. Repetimos la misma operación, pero… nada más llegar el cebo al fondo picadas y más picadas. Notaba como la línea se tensaba poco a poco, luego los pequeños y sutiles toquecitos del pez al cebo y de pronto ¡zzaasss! La mano que sostenía la línea por encima de la borda bajo el agua,  Boina con los ojos bien abiertos me aconseja que lo suba poco a poco, sin forzarlo… Las sensaciones de tener un buen ejemplar en la línea directamente en la mano son sorprendentes, yo diría que incluso espectaculares. Después de varios cabezazos consigo percibir a unos metros de la superficie la platea de un bonito pargo, que con mimo y paciencia conseguí subir a bordo. Animado por la captura y los bigotes de Boina preparo rápidamente otra concha fina y de nuevo noto la tensión de la línea. Esta vez la picada no es tan fuerte pero el pez está bien clavado. Poco a poco sigo subiendo la pieza animado por los comentarios de Boina hasta que veo aparecer una bonita chopa. Pero… el maestro es el Maestro.

El rictus de su rostro ha cambiado, tiene los cinco sentidos concentrados en su línea y la tensiona levemente. Levanta su mirada, dobla el ala del sombrero hacia atrás y una sonrisa lo delata, algo tiene en su anzuelo. Acto seguido engancha una breca tras otra, a cual más bonita, a los que siguieron varios ejemplares de sargo, todos por encima del medio kilo. Viendo que el Maestro no paraba decidí montar una caña con un bajo especialmente preparado con Fluorocarbono con dos anzuelos en los que puse de cebo dos navajas enteras. Pero cuando se está pescando al chambel y se quiere tener éxito con esta técnica, no se puede uno distraer lo más mínimo y tiene que tener los cinco sentidos puestos en la unión de la línea y el dedo que la sostiene para, con la suavidad de un guante, tirar de ella en el momento preciso provocando la clavada del pez. Así que desistí de la caña  y seguí pescando al chambel.

Entre picadas y picadas tuve tiempo de grabar unos vídeos. En el primero podeís ver el pargo capturado una vez a bordo.

En este segundo vídeo el Maestro Boina en acción capturando su primera breca.

Y en este último vídeo una chopa capturada por el alumno.

La jornada transcurrió de esta forma, sin descanso. Era tal el numero de picadas que no nos dejaron ni comernos el bocata, y cuando por fin nos quedamos sin cebo miramos el reloj… Ya eran las tres de la tarde y era hora de regresar. No obstante y tras una breve charla decidimos pescar un rato más a jigging, por si acaso alguna buena pieza tenía más hambre. En este caso primero recuperamos el ancla, soltamos los kayaks y dejando que la poca deriva que había nos moviera en sentido poniente, estuvimos probando algunos nuevos jigs (actor jig de Fishus) que tenía en mi maleta de señuelos. Pero después de media hora sin resultado dimos por finalizada la sesión de pesca. Montamos los señuelos de curricán y en esta ocasión puse las dos cañas en acción, una con un señuelo flotante de Rapala  y la otra con un señuelo de profundidad que había adquirido el día anterior. Paleamos hasta la playa que a primera hora de la mañana nos vio partir pero el resultado del curricán fue exactamente el mismo, ni una sola picada. Nos paramos para recoger nuestras líneas y realizar unas cuantas fotografías de nuestras capturas aún en el agua.

El desembarco en la orilla se hizo de la misma forma que la botadura, mojándonos sólo la bota de neopreno, pero con una sonrisa en la cara, un fuerte apretón de manos y la satisfacción de una pesquera a chambel hecha realidad.

Tras el correspondiente recuento un total de 14 piezas junto a los kayaks, cinco del alumno y nueve, como no, del Maestro.

Colocadas sobre la proa del kayak, momento para las fotos y después a trabajar…

¡Hay que limpiar el pescado!

Recogido el Material tuve que declinar la invitación del Maestro para degustar un buen bocata de lomo y una bebida refrescante, era tarde y había que volver a casa pero a buen seguro que en la próxima ocasión aceptaré de buen grado el convite, en el que espero festejaremos el éxito del alumno sobre el Maestro.

Caballa, 12 de Diciembre de 2008

10 comentarios to “Aprendiendo del Maestro”

  1. curten said

    Bonita pesca y bonito relato , estuve pescando con vosotros mientras lo leia.La verdad es q da gusto pescar cuando la meteorologia es favorable, aqui en cadiz esta la cosa mas complicada para pescar , por lo menos disfruto leyendo tus relatos.
    Un saludo caballa a los dos y a seguir disfrutando.

  2. epalom said

    Arturo. No es solo lo que cuentas, sino también, el como lo cuentas. Da gusto leerte.

    La iconografía, también de lujo.

    Un saludo.

    Emilio.

  3. Sir Owens said

    De lujo…Que satisfacción veros esa cara de disfrute!
    Estoy convencido, una vez más, que esta forma tan deportiva de entender la pesca y sobretodo de transmitir esas sensaciones, crean afición entre los que nos sentimos aficionados y participamos con amigos y compañeros de esta experiencia tan personal.
    Es un lujo contar con personas tan comprometidas y poderlas tener al lado para que nos muestran sus técnicas y nos lleven de pesca; aunque no tengamos ni kayak; aunque no hayamos podido salir a pescar un rato.
    Gracias Arturo; Gracias Juan José; la “peña” os lo agradece.
    Saludos Sir Owen’s.

  4. Uranoscopus said

    Bonito relato,buena pesca y un punto lo de los videos. Voy a tener que pensar el tema de empezar a filmar algo.

    Saludos peña.

  5. Alamar said

    Arturo, ¿sabes para qué saca el maestro los pies del Kayak? Está claro, para que le quepan el viaje de peces que va pillando. Estupendo reportaje y estupendo homenaje a Boina JJ, persona afable y generosa cuyas enseñanzas dan luz y abren caminos Gracias.

  6. Sir Owens said

    Antonio…¡ ma gustao er punto de vista eze de zacá los pies pa meté er pescao !ja, ja, ja. Er Guan Osé este es que ca vez que vá zaca tajá… Nos va deá zin fauna marina er tío!!ja, ja, ja.
    No habéis publicado las capturas de Zuaco, Eloy y tuyas…estamos al hilo compañeros.
    Un saludo y que sigáis disfrutando…
    Un abrazo Sir Owen’s.

  7. kurrican said

    Excelente relato, con documentos gráficos exhaustivos, y encima una muy buena pesquera. Así da gusto. Enhorabuena.

  8. Albatros said

    Arturo, nos obsequias como de costumbre con otro magnifico regalo, al compartir con todos nosotros la experiencia de un bonito día de pesca junto a Boinajj “El Maestro del chambel”

    Con la cantidad de llamadas que os hice al móvil el día de la pesca y ahora que añadís al relato las fotos y videos, me habéis hecho sentir como si hubiese estado pescando con vosotros y además… sin mojarme. Por ello, gracias a los dos.

  9. davidepesca said

    complimenti!!!!!

    davvero affascinante. bravi!!!!!!

    saluti

  10. Tarek said

    La verdad es que no te quedaste nada corto, menuda pesquera …

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: