PESKAMA

Pesca en kayak en el mar

  • Categorías

  • ¿Qué publicamos en…?

    Radio VHF - La emisora Marina a Fondo (2012) Autor: Luis "Carcharinus" radiovhf2_165

    La culpa fue de mi Hermano (2011) Autor: Juan "Argonauta" jg_09_q65

    Dentones de Otoño (2010) Autor: Arturo "Caballa" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    El Pescador pescado (2009) Autor: "Txitxarro" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    Bailando al Alba (2008) Autor: Edu "Raspacejo" pajareraBailas_165

    Horizonte (2007) Autor: Patxi Amantegui Goliat_165

    Pulse sobre las imágenes para ver el artículo
  • Comentarios recientes

    kayadoc en Como en el Trópico
    Margarita Fernández en Que hacer en caso de: picadura…
    rafa en Test del Freedom Pesca de Perc…
    Jose en La sonda de pesca
    Alex en Turbina propulsora para k…
    juan en Pescando Bacoretas desde …
    Ruben en Radio VHF – La Emisora M…
    Francisco en La sonda de pesca
    Sir Owens en Boya rápida de fondeo para…
    peskol en Boya rápida de fondeo para…
  • Utilidades

  • Archivos

  • Registro

  • Introduzca su correo eletrónico para suscribirse a Peskama y recibir notificación de las actualizaciones y novedades del Blog.

    Únete a otros 2.673 seguidores

  • Habla con nosotros

    Peskama en Skype
  • Síguenos en Facebook

  • Síguenos en Twitter

    Peskama en Twitter
  • Noticias

    Colaboración de Walter Tanero

    hg&tanero2_165

Lección Magistral de Prowler14

Posted by Caballa en 1 febrero, 2008

Planteado de nuevo el reto al Maestro del chambel elegimos el día con sumo cuidado y una vez más… acertamos. La mañana era perfecta, el cielo despejado y la mar en calma invitaba, a pesar del frío, a pescar.

 A última hora se nos unió Prowler14, que llevaba ya un tiempo sin mojar el kayak y sus señuelos. Así que fiel a la cita nos reunimos en la cafetería de la gasolinera más próxima al Faro de Calaburras, punto de encuentro para nuestras salidas en la zona de Calahonda.

A pesar de la ausencia total de viento las bajas temperaturas aconsejaban equiparse adecuadamente para el frío. Preparados los kayaks en la orilla dimos un repaso a todo nuestro equipamiento del que destacaba una nueva caña que había preparado para dar la talla frente al Maestro. Las dimensiones de la misma llamaron la atención del Maestro, con tan sólo 1,2 metros me facilitaría pescar por un lado con la tradicional técnica del chambel pero en caso de conseguir una buena captura podría utilizarla para trabajar adecuadamente la misma. El carrete utilizado era mi antiguo Tica Spinfocus 4500 y en su bobina había colocado una línea con poco efecto memoria de tan sólo 0,33.

Seleccionados los señuelos, Boina.j.j se decantó por una tormentor de Abu-García de 9 cm. y yo por un princess de Maria de 13 cm. Aunque nuestras expectativas de pesca estaban centradas en la pesca fondeada, nunca hay que descartar la posibilidad de conseguir una buena captura a curricán mientras paleamos en busca de nuestras marcas. El Maestro Boina sabía de un cortado situado en torno a los 25 metros de profundidad, pero no tenía ni una sola referencia visual sino sólo una ligera idea de donde podría estar, basada en la distancia hasta la orilla y la presencia en un par de ocasiones de algunos pescasub. Con el propósito de encontrar el cortado empezamos a palear mirando al horizonte. Se disfrutaba de cada palada, en parte por la tranquilidad reinante, la fría luz tempranera de la mañana y el suave deslizamiento de nuestros kayaks sobre un mar en calma. A lo lejos junto al horizonte se divisaban unos cuantos barcos pesqueros, unos soltando sus artes y otros rumbo a puerto después de la faena. Paleando con ritmo sosegado pero sin pausa, pendiente de la caña de curricán ubicada por delante de nosotros deseando la picada con la que todos soñamos, no dejaba de mirar la sonda que poco a poco me marcaba cada vez algo más de profundidad. A partir de los 15 metros nos encontramos con una zona rocosa y algo de actividad. Al marcar los 17 metros dejamos a babor una zodiac que había zarpado unos minutos antes que nosotros desde la misma playa y que ya estaban pescando fondeados en esa zona. Boina me preguntaba con la mirada si ésta era la zona que buscábamos pero mi respuesta con un simple movimiento de cabeza y una firme palada dejaba claro que en la sonda no había visto el desnivel que en forma de escalón íbamos buscando. Al alcanzar los 22 metros de pronto la sonda dibuja el ansiado escalón. Parada brusca con la pala, busco con la mirada a Boina y con una sonrisa le comunico que estamos en la piedra que buscábamos. Preparo el ancla y una vez más el Maestro se sorprende de la velocidad con la que mi boya rápida deja que el ancla baje hasta el fondo. La operación de fondeo acaba siendo un ritual, Boina atado desde la popa a la boya rápida me ofrece la cuerda con la que uniremos la proa de su kayak con la proa del mío para quedar de esta forma frente a frente  en lo que se convertiría en el duelo de la jornada. Pero antes de poder largar nuestras líneas diviso a unos 500 metros un barco de pesca profesional de unos 15 metros de eslora a toda máquina y rumbo a nuestra posición. Con la proa amenazante se detiene a unos escasos 20 metros de nuestros kayaks provocando una fuerte ola que a punto estuvo de volcarnos. A esta primera maniobra y sin saludo previo nos indican que aquí no hay piedra, está mucho más cerca de la orilla. Atónitos nos miramos boina y yo, mientras Prowler14 esperaba el desenlace para a su vez fondearse en solitario unos metros más a babor, mi respuesta fue un simple “hola” seguido de un “Bueno, pero aquí estamos bien”. Un tercer miembro de la tripulación asomado por la borda nos pregunta con tono sarcástico: “y si pilláis un atún, ¿Qué hacéis con eso (refiriéndose al kayak)?” a lo que contesté: “No se preocupe, cuando lleguemos a Melilla se cansará…” al mismo tiempo que una sonrisa se dibujaba en el rostro del Maestro. Al instante aceleraron y comenzaron a dar vueltas a nuestro alrededor provocando numerosas olas, pero viendo que no íbamos a abandonar la posición se situaron a escasos cincuenta metros en paralelo y empezaron a soltar unos trescientos metros de red y otros tantos de palangres. Y tras una última vuelta a nuestro alrededor pusieron rumbo a puerto.

Estaba claro que desde un primer momento intentaron intimidarnos para desplazarnos de la marca porque querían echar las redes justo en nuestra posición, y al ver que no cedíamos nos cosieron a redes la zona, pero…

Al más puro estilo del Oeste empezaba el duelo. En un primer lugar situé la nueva caña de tal forma que me resultara cómodo sacar línea y utilizarla con la tradicional técnica del chambel.

 

 En cuanto el primer cebo tocó el fondo, tensión en el sedal y fuerte y decidida picada. Era el momento de probar la caña. El Maestro sorprendido asentía con la cabeza dando razón al montaje, y poco después la primera captura a bordo. Un bonito pargo de unos 600 grs. La respuesta del Maestro no se hizo esperar y subió a bordo un hermoso sargo de unos 700 grs.

 

Pero pasados unos minutos las picadas caían todas del lado del Maestro. Revisando el equipo me quedé observando la línea que no era del todo del gusto del Maestro porque parecía demasiado visible. Así que recogí la línea y saqué una bobina de fluorocarbono de 0,40 en la que previamente la noche anterior había montado un anzuelo curvo del número 2.

El resultado no se hizo esperar, las picadas se sucedían unas tras otras y las capturas a estribor del kayak.

 

Cuando llevábamos un par de horas sobre la marca empezó a soplar una ligera y fría brisa del suroeste y dejaron de producirse las picadas. Cambiamos de lugar buscando de nuevo el corte pero algo más a poniente y salvo un hermoso sargo las únicas picadas que teníamos era de piezas menores. Un total de 9 piezas fueron devueltas al agua, algunas por encima de la talla mínima, pero lo que buscábamos eran capturas que sobrepasarán los 500 grs. De vuelta a la primera marca, pero esta vez bien situados respecto a la corriente producida por el cambio de marea, volvieron de nuevo las buenas picadas. Estuvimos igualados hasta la sexta captura, pero la pérdida de un hermoso sargo fue el detonante para que el Maestro consiguiera una vez más superar al aprendiz.

Pero si hoy había en el mar un buen pescador éste no era sino nuestro buen amigo Prowler14. Callado, pero que muy callado estuvo todo el día muy ajetreado pendiente de sus dos cañas, una de ellas montada como si fuera de surfcasting con un plomo corrido y dos anzuelos, uno de ellos con tita, la otra con un montaje tradicional para pesca fondeada con otros dos anzuelos y finalmente un chambel. Pues con semejante arsenal contamos hasta tres dobletes de chopas, mojarras y sargos, un precioso pargo de un kilo capturado con tita, y otros más de ración junto a alguna breca.

Era evidente que mientras el Maestro del Chambel y su aprendiz se batían en duelo, nuestro buen amigo Prowler14 nos dio todo un recital de pesca.

Eran ya las tres de la tarde, no nos quedaba cebo y el era el turno del jigging. Situado en el corte y con la deriva justa estuve moviendo un precioso jig rosa de 150 grs. durante casi una hora sin resultado.

Reunido el grupo entorno a Prowler14 decidimos dar por finalizada la sesión de pesca fondeada y montamos nuestros señuelos de curricán para volver a la playa. Enrabietado por los bigotes del Maestro, con un fuerte y decidido paleo puse rumbo a las piedras que estaban situadas a poniente de nuestra  salida en busca de una lubina que me hiciera olvidar el auténtico baño de pesca que Boina y Prowler14 acababan de darme. Pero después de otra hora de intenso paleo buscando lubinas en zonas con apenas cuatro metros de profundidad tuve que rendirme ante el hecho de que hoy no capturaría ni una sola pieza más. Hay que reconocer que el Maestro Boina aguantó estupendamente la auténtica paliza a la que sometimos todo nuestro cuerpo en esta última hora. Ya sólo nos quedaba hacer las fotos de las capturas, el recuento, el pesaje y limpiar el pescado.

 

Del pesaje deciros que en total se capturaron 12 kilos de pescado, la pieza mayor para Prowler14, un bonito pargo de 1 Kg. Y el volumen de captura sin contar la pieza mayor también para Prowler14.

Espero ganarme el respeto del Maestro y la próxima salida ser merecedor del bocata de carne mechada con el que nuestro compañero Boina.j.j acaba cualquier jornada de pesca por esta zona.

Un saludo

Caballa, 30 de Enero de 2008

9 comentarios to “Lección Magistral de Prowler14”

  1. curten said

    Bonita jornada bonita pesca y bonito relato, voy a tener q cambiar el jig por el chambel visto lo visto.
    ¿Caballa que cebo empleais a parte de la tita?
    Un saludo y a seguir disfrutando.

  2. Caballa said

    Hola Curten:

    Para la pesca fondeada empleamos, tanto Boina como yo, todos aquellos cebos que puedas comprar en el mercado o supermercado. Aunque de todos ellos, (sardina, chipirón, calamar, cangrejo de rio, etc.) el que mejor resultado nos da son precisamente los de concha, como por ejemplo la concha fina o la navaja. Otros compañeros, curtidos ya en la pesca del chambel como Owen y Explorer, prefieren la gambita y el langostino que por la zona de Veléz-Málaga les ha dado muy buen resultado.
    En cuanto a Prowler, así como al Capi Alamar, emplean de vez en cuando coreana y/o tita, obteniendo en ambos casos también buenos resultados. Pero recuerda que en estos casos un montaje de plomo corrido, muy similar al empleado en surfcasting, es el más indicado.

    Pero ¡ojo!, la picada de un gran pez con un jig no es comparable con la que puedes conseguir con esta técnica. Lo que sí te aseguras con la pesca de embarcación fondeada es llevarte pescado a casa, más aún si vas con compañeros como Boina y Prowler que al final siempre reparten sus capturas entre los que los acompañan.

    Un saludo.

  3. Sir Owens said

    Probablemente cuando leemos estos artículos, todos nos sentimos identificados con las “andanzas” de nuestros compañeros, nos hubiese encantado estar con ellos y participar de esas pesqueras tan disfrutadas como ellos nos muestran y describen.
    Por el lado más entusiasta de Caballa… ser capaz de transmitir lo que allí pasó y transportarnos hasta esos momentos, hay que saber hacerlo.
    Enhorabuena a los tres mosqueteros y que nos sigáis dando alegrías y recreando la vista; Gracias, Sir Owen’s.

  4. Kurrican said

    Excelente jornada, excelente relato, excelente compañía, y excelente pescata. Eso es pesca de lujo. Enhorabuena.

  5. kabeza said

    Bueno que decir de tan buen dia y para mi tan buena pesquera, que tranquilamente le echáis la pata a muchos barcos que invierten quizas mucho mas tiempo y dinero y no consiguen ni por un asomo lo logrado por todos ese dia. Con esa cantidad y peso aunque os parezca poca cosa ahora entiendo por qué os dijeron que allí no habia piedra que era limpio,hay que entender que si os llevais todos los peces no tendran con que alimentar a los niños,¿no? Os animo a que sigais escribiendo y contando tantas anécdotas buenas y a ser posible pocas malas como os sea posible.Pronto os estare dando la paliza para intentar echar una buena jornada de pesca bien acompañado e intentar que ese dia sea un buen dia de pesca,y si no lo es para mi,como el prowler y el boina lo comparten no me preocupo, jejeje. Pues aqui os dejo con un poco de envidia sana,eh,y deseandoos que sigais con esos dias que sin ser de los mejores seguro que perduran en la memoria como tales. UN SALUDO.

  6. zuaco said

    Esto es lo que ocurre cuando se junta la “crem de la crem”, no esperaba menos de vosotros. Despues de tres semanas sin mojar la burra, mañana espero disfrutar de otra buena jornada con la flota en territorio owen-explorer. ¡Que ganas!

    Un saludo a todos.

  7. eloymj said

    Joer con el “dream team”.
    Enhorabuena maestros.
    Mañana salimos los reservas y nos ganan los peces por goleada, seguro.
    Bueno, a ver si pesco uno más que Zuaco, o sea, a ver si pesco uno.
    Buena mar para todos.

  8. Txisme said

    Enhorabuena por una pesca de nivel, soy un enamorado de vuestras pescas y relatos, en la zona de Castellón donde yo pesco ni ensueños hago una pesquera de esas, en verano, si disfruto con los dorados (ajobas) y eso,
    Pero el resto del año es porra va y porra viene, por eso me encanta leer y contemplar vuestras hazañas de pesca
    Así que ánimo que hasta primavera todavía me quedan muchas porras.
    Un saludo

  9. Bueno, este mi comentario es tardio pues se ve que me he saltado el articulo, enhorabuena por el pesqueron, solo poner un toque critico a la indumentaria de tan brillante pescador, y es que creo no equivocarme al ver que lleva puesto un vadeador de pesca desde tierra, lo cual es muy peligroso desde un kayak, pues se inunda con facilidad de agua pudiendo hundirte con él si no te lo sacas a tiempo. Por lo demas envidiable pesqueron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: