PESKAMA

Pesca en kayak en el mar

  • Categorías

  • ¿Qué publicamos en…?

    Radio VHF - La emisora Marina a Fondo (2012) Autor: Luis "Carcharinus" radiovhf2_165

    La culpa fue de mi Hermano (2011) Autor: Juan "Argonauta" jg_09_q65

    Dentones de Otoño (2010) Autor: Arturo "Caballa" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    El Pescador pescado (2009) Autor: "Txitxarro" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    Bailando al Alba (2008) Autor: Edu "Raspacejo" pajareraBailas_165

    Horizonte (2007) Autor: Patxi Amantegui Goliat_165

    Pulse sobre las imágenes para ver el artículo
  • Comentarios recientes

    kayadoc en Como en el Trópico
    Margarita Fernández en Que hacer en caso de: picadura…
    rafa en Test del Freedom Pesca de Perc…
    Jose en La sonda de pesca
    Alex en Turbina propulsora para k…
    juan en Pescando Bacoretas desde …
    Ruben en Radio VHF – La Emisora M…
    Francisco en La sonda de pesca
    Sir Owens en Boya rápida de fondeo para…
    peskol en Boya rápida de fondeo para…
  • Utilidades

  • Archivos

  • Registro

  • Introduzca su correo eletrónico para suscribirse a Peskama y recibir notificación de las actualizaciones y novedades del Blog.

    Únete a otros 2.665 seguidores

  • Habla con nosotros

    Peskama en Skype
  • Síguenos en Facebook

  • Síguenos en Twitter

    Peskama en Twitter
  • Noticias

    Colaboración de Walter Tanero

    hg&tanero2_165

Último día de Vacaciones… ¡A pescar!

Posted by Caballa en 25 septiembre, 2008

El día 11 de Septiembre era mi último día de vacaciones y había preparado todo para poder disfrutar de un día de pesca, antes de volver al trabajo. El día anterior habíamos quedado Eloy, el Capi Alamar, Boina y yo, pero las tormentas y las malas condiciones meteorológicas nos dejaron en tierra a la espera de mejores días. Hoy parecía que podríamos echar un rato de pesca, sin embargo, al llegar a la playa, soplaba una fría y fuerte brisa de poniente que levantaba pequeños borreguitos en las crestas de las olas. Con este panorama allí estábamos Boina y yo, con nuestros trajes de verano, observando el mar…

Sólo dos palabras: “Al agua”, y ya estábamos preparando nuestros kayaks para intentar palear hacia la marca que estaba situada a algo más de 2,5 km de la playa. Una minuciosa revisión de todo nuestro material, conexionado de la sonda/GPS, encendido de la misma y programación de la ruta que nos llevará al pesquero, montaje de las cañas, selección de los señuelos en función del estado del mar y de la luz existente en esos momentos… En fin no hay que dejar nada al azar, sino que en nuestra rutina de preparación de todo el equipamiento que llevamos a bordo, realizamos una última revisión de todo nuestro material. Una vez en el mar, resultará desalentador que nos falten, por una mala previsión, accesorios indispensables para una larga jornada de pesca. Cualquier detalle, un nudo mal ejecutado, un bajo mal inspeccionado, que tenga cualquier rozadura, podrá dar al traste con la captura de nuestros sueños.

Ahora recuerdo aquellos días en los que la improvisación, fruto de la inexperiencia, era la base de la preparación del austero equipamiento de mi primer kayak. Sin embargo, hoy en día, podemos concentrarnos en temas muy concretos de la pesca, en función del lugar y de las especies que intentaremos capturar en él. Para ello resulta fundamental que todo el material esté preparado y revisado el día anterior. Al menos así es como lo hago yo.

El primer contacto con el agua, y un rápido vistazo a la sonda, confirma lo que desde la última salida había observado. La temperatura del agua ha bajado bruscamente de los 21ºC a los 15-16ºC que tenemos esta mañana. Esto, unido al viento de poniente, nos hace pensar que deberíamos haber traído, cuando menos, un cortaviento. ¡Menuda rasca hace! Pero ahí estábamos Boina y yo paleando enérgicamente para entrar en calor siguiendo el rumbo que nos marca el GPS. Un pequeño paseo por la zona de los dentones nos confirma que esta mañana no están… Mientras nuestras miradas se cruzan, una, dos y hasta tres veces. El golpeteo de las olas en la proa nos cala hasta los huesos, el frío se apodera de nosotros y la voz de la prudencia, en boca del Maestro, me hace temer lo peor… ¡Que nos quedamos sin pescar!

 Pero lo bueno de conocer una zona es saber cómo y dónde debemos situarnos para que, en estas condiciones de mar, podamos al menos minimizar el impacto meteorológico y pescar, con unas mínimas garantías de seguridad, durante un rato. El tiempo suficiente de capturar algunos ejemplares y poner de nuevo rumbo a la playa. Esto mismo es lo que le propuse a Boina, que sin dudarlo aceptó. Nuestro rumbo era ahora hacia Levante del Faro de Calaburras, y efectivamente, aunque el mar de fondo nos hacía subir y bajar como si de una noria se tratase, las sensaciones eran mejores. Por ello decidimos buscar un fondo de unos 20 metros con piedras sueltas para tratar de fondearnos y empezar a pescar.

Es increíble el dominio que tiene el Maestro del equilibrio sobre su kayak… Recordemos que es un disco+, y por ende el kayak de pesca más estrecho de todos los que conocemos. Un kayak que navegando es una flecha, pero cuando nos subimos a él, o nos paramos, resulta realmente inestable para todos aquellos que no tengamos el dominio de su estabilidad primaria como me lo demuestra, en cada salida, nuestro amigo y compañero Boina.

Una vez fondeados – tal y como hemos descrito en el primer artículo de pesca fondeada, el fondeo – empezamos a pescar a chambel, mirando siempre con atención al oleaje que nos movía. Pero, como no, la primera picada nos hace rápidamente olvidar las condiciones de frío y de mal tiempo en la que nos encontramos, y por primera vez, no te enfades Maestro, engancho un pargo de ración (500 gramos) que subo con gran alegría a bordo.

Bueno, bueno, esto empieza bien. Pero ¡vaya cara que tiene el Maestro! Con una gran sonrisa preparo el siguiente cebo, pero una mirada a la sonda me delata que nos estamos moviendo… Seguro que la tensión que nos provoca el oleaje ha partido el falsete y estamos derivando. Efectivamente, estamos a 350 metros de la marca. Toca recoger el ancla y volver a la marca. Dicho y hecho, de nuevo en posición y de nuevo vuelven las picadas. Entre tanto una llamada nos sobresalta, resulta que es Kabezón, pasaba por la carretera del Faro y ha visto dos kayaks… “Humm… dos kayaks, a esa distancia, en el faro, con este mar, yo llamo a Boina”. Y así, de esta forma le pusimos nombre a esta marca, Kabezón. Bueno es saber que ya tenemos un contacto en tierra, por lo que pueda pasar. Pero, ¡qué diablos está subiendo el Maestro! menudo rictus tiene, el ala del sombrero hacia atrás… ¡nada que ya tiene su ejemplar! y bonita captura, un sargo común de 1,5 kg, que por viejo tiene hasta sus incisivos rotos.

Y claro, con semejante ejemplar entre las manos, la sonrisa le coge toda la cara, y como por arte de magia desaparece el frío. ¡Vaya con el Maestro! Para desgracia nuestra el fondeo sigue siendo malo, otra rotura del falsete nos hace derivar, ¡qué difícil resulta pescar en estas condiciones!

De nuevo situado sobre la marca – tuvimos que corregir la posición debido a la deriva más de cinco veces – recién bautizada, con una muestra de fairplay fuera de lo común, y con una sonrisa cuando menos curiosa, me dice el Maestro: “Ahora toca un breado”. Pero bueno, ¿es que este hombre es adivino?

Atento a la tensión de la línea percibo el sutil toque de una pieza, que de pronto se convierte en un potente cabezazo que me hunde la mano en el agua… Clavada y empieza una bonita lucha. Boina desde su kayak que no ha perdido detalle me aconseja: “Despacio, aguántalo… y cuando te deje súbelo poco a poco.” Unos minutos después un precioso sargo breado de 1 kg de peso está a bordo.

Contentos con nuestras capturas vemos que poco a poco nos estamos quedando sin cebo. Son ya las 13:00 y, sinceramente tengo unas ganas locas de soltar el jig sobre el pesquero. Pero claro, aunque las condiciones del mar han mejorado un poco, el viento ha amainado, el mar de fondo sigue ahí, y llevamos pescando desde las ocho de la mañana. “Venga Maestro, si sólo está a 1,5 km de aquí, total un paseo…” Boina es, cuando menos un monstruo, no se arruga y me dice: “Si tú vas, yo voy”. Dicho y hecho, preparamos nuestras cañas de curricán y rumbo a la marca MP.

Mientras paleábamos con fuerza, una llamada del capi Alamar nos permitió un pequeño descanso. “¿dónde estáis? que no os veo…”, “Capi, vamos rumbo al pesquero, ¿te animas?”, “Claro, en media hora estoy allí, ¡a ver cómo me va con la vela!”

Aún no habíamos terminado de dar la primera pasada a jigging sobre el pesquero que ya divisábamos la vela blanca del Capi. “Oye Caballa, parece que va bien con la vela… ¡vaya con el Capi!”. Efectivamente navegando rumbo a nuestra posición, y con un mar poco adecuado para probaturas, Alamar mostraba un buen dominio de un accesorio, que si bien rompe con la ética del palista, puede llegar a ser un elemento más de seguridad que, en caso de necesidad, podría sacarnos de un buen apuro.

Claramente satisfecho, Alamar nos enseña su montaje, a lo que responde el Maestro enseñando lo que a todos nos lleva a estar horas sobre nuestro kayak y en el mar, las capturas. Siempre es motivo de alegría la llegada de un compañero, máxime cuando hace ya algún tiempo que no coincidíamos en el agua.

Unas horas después, en la que estuvimos pescando, sin resultado, a jigging, y también fondeado – Alamar y boina querían probar con calamar como cebo – decidimos que ya era el momento de volver a la playa. Está claro que cuando el pescado no quiere comer, pues simplemente ¡no come! Porque en la sonda no paraba de aparecer peces y más peces, pero ya sabéis…

Preparadas de nuevo nuestras cañas de curricán, el Capi Alamar nos hizo una demostración in-situ del funcionamiento de su vela. En realidad no fue una demostración, sino que fue navegando con ella hasta la playa, confirmando su maniobrabilidad y ayuda con el viento preciso, tal y como era en este caso. Si os fijáis, permite seguir paleando sin ningún problema, lo que en este caso era necesario debido al oleaje. De esta forma, al no tener timón en su Prowler13, puede controlar el rumbo ayudándose de su pala.

Llegamos a la playa pasando bastante frío a pesar del paleo, lo que nos dice bien a las claras que el verano ha llegado a su fin, y que para próximas salidas habrá que empezar a abrigarse. A nuestra llegada Pepe Kabezón nos estaba esperando, y así, entre charlas y comentarios, fuimos recogiendo poco a poco todo el material, no sin antes hacer una última foto a las capturas de un día de pesca que no las tuvo todas consigo.

Arturo “Caballa”, Septiembre 2008

12 comentarios to “Último día de Vacaciones… ¡A pescar!”

  1. Sir Owens said

    Compañeros…de lujo!!
    Con el buen artículo de Arturo, sus imágenes y sus videos…quién dice que yo no estuve allí!!
    La peskata pa vivirla.
    La narración y el artículo pa disfrutarlos un montón de veces.
    La travesía en la mejor compañía posible.
    …Y yo que le sigo viendo a Boina la expresión del mismísimo John Wayne en sus muecas del lejano oeste; se ríe con la misma energía, actúa con igual decisión…es un monstruo!…ja,ja,ja.
    Alamar y Albatros nos van a echar fuera a los pocos puristas del paleo que estando quedando…llámense Eloy, Zuaco, Prowler, Explorer y algunos pocos más…para la kedada habrá que lastrar vuestros kayaks o llegaréis antes que Caballa…ja,ja,ja.
    Gracias compañeros por sacarnos a palear con vosotros, una vez más.
    Nos seguimos viendo en la mar; Sir Owen’s.

  2. Kabezonn said

    Buenas a todos,tuvieron que pasar una dura jornada de pesca con el diita que hacía,con esa pinta no embarco ni las apargatas,se nota que no le tienen miedo a las inclemencias del tiempo.
    La pesquera como ya es típico en este grupo, no suelen bajar de ese buen porte del que nos tienen acostumbrados, enhorabuena.
    Ahhhhh a cuidarse.

    UN SALUDO Y HASTA PRONTO.

  3. eloymj said

    Como dice Sir Owens…de lujo!
    Muchas gracias Comandante por tener el detallazo de fotografiar y escribir estas jornadas pesqueras que nos alegran la vista y el espíritu.
    Es un placer disfrutar, aunque sea virtualmente, de estas salidas que narras con insuperable estilo.
    Se me pone la sonrisa de oreja a oreja con estas narraciones.
    Que te mejores y podamos coincidir en jornadas similares.
    Salud y buena mar para todos.

  4. jjcr said

    !Que nos quedamos sin pescar! El unico sitio que conozco donde no pescais es en calle Larios y pegados a la plaza de la Constitución, porque si es cerca de la plaza de la Marina, no sé, no sé, a lo mejor sacáis algo del parking. ¡Qué monstruos sois!

    Saludos: JJ

  5. Pescaatot said

    Bueno, no me he tomado todavía el café pero este relato ya me ha despejado.
    Bonito relato y bonitas fotos.
    Enhorabuena por las piezas. Madre mia, para subir al kayak esos sargos…
    ¿Tenéis algún link donde explique un poco la pesca al chambel? El hilo va enrollado en una bobina o va suelto por encima del kayak? ¿se pone plomo en el aparejo?, etc.
    Gracias.

  6. Caballa said

    Hola Pescaatot:

    En próximos artículos relacionados con la pesca fondeada desvelaremos algunos secretos de este tipo de pesca… pero te diré de entrada que la primera vez sueltas el hilo de la bobina, y a partir de ese momento, al subir el cebo o la captura, queda suelto encima del kayak. Parece un lío, pero con la práctica se llega a controlar de una forma que en principio parece que no vas a ser capaz.
    En cuanto al plomo depende de la corriente existente y del cebo. Si la presentación del cebo permite no utilizar plomo, mejor. En caso de utilizar plomo, se suele poner uno corredizo de unos 30 gr.

    Un saludo
    Arturo “Caballa”

  7. Boinajj said

    Desde aquí quiero reconocer que Caballa “me mojó la oreja”,con mi técnica y en mi campo (1-2). Te recojo el guante Comandante, a partir de ahora me esforzaré más con el jigging. He de decir en mi favor, que el frío me afecta más que a Arturo, aunque él agarre las neumonías.
    Alamar,¡un fenómeno! no sólo pescando,sino también navegando con una vela completamente artesanal.¡Un lujo!.
    A pesar de las inclemencias adversas lo pasamos en grande. Un día completo de pesca,deporte,aventura y camaradería.

    Saludos y buena mar.

  8. Sir Owens said

    …Y yo me estoy preguntando…
    Cómo se saca por la puerta grande a estos “maestros” de la pesca a chambel ?
    Es que con el traje de neopreno mojado, algún kilito extra de salitre, olor profundo a mar, etc. debe pesar una jartá !! no? ja,ja,ja.
    Con días oscuros, amenazantes y lluviosos, es una tremenda alegría asomarse a esta ventanita mágica que te hace vivir y conecta con “otra realidad”.
    De lujo !
    Y encima un compañero casi on-line que te da respuestas en pocos minutos…este Caballa !
    Nos seguimos viendo en la mar…aunque algo más fría; Sir Owen’s.

  9. edalpi said

    ¡Qué maravilla de relato! Al leerlo me da la sensación de estar encima del Kayak, me entra hasta un hormigueo por el estómago, y la foto de Boina tras la captura, sin comentarios, me da la impresión que se lo pasó bastante bien.

    Saludos desde “Peskacor”

  10. curten said

    Enhorabuena por la jornada de pesca, y mas merito por las condiciones.
    Caballa por lo q veo estas ya bien , me alegro .
    Un saludo a todos

  11. raspacejo said

    Felicidades por el relato y las piezas capturadas. Un placer leeros desde Chiclana.
    Saludos compañeros.

  12. Daniel said

    Felicitaciones y gracias por el relato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: