PESKAMA

Pesca en kayak en el mar

  • Categorías

  • ¿Qué publicamos en…?

    Radio VHF - La emisora Marina a Fondo (2012) Autor: Luis "Carcharinus" radiovhf2_165

    La culpa fue de mi Hermano (2011) Autor: Juan "Argonauta" jg_09_q65

    Dentones de Otoño (2010) Autor: Arturo "Caballa" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    El Pescador pescado (2009) Autor: "Txitxarro" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    Bailando al Alba (2008) Autor: Edu "Raspacejo" pajareraBailas_165

    Horizonte (2007) Autor: Patxi Amantegui Goliat_165

    Pulse sobre las imágenes para ver el artículo
  • Comentarios recientes

    kayadoc en Como en el Trópico
    Margarita Fernández en Que hacer en caso de: picadura…
    rafa en Test del Freedom Pesca de Perc…
    Jose en La sonda de pesca
    Alex en Turbina propulsora para k…
    juan en Pescando Bacoretas desde …
    Ruben en Radio VHF – La Emisora M…
    Francisco en La sonda de pesca
    Sir Owens en Boya rápida de fondeo para…
    peskol en Boya rápida de fondeo para…
  • Utilidades

  • Archivos

  • Registro

  • Introduzca su correo eletrónico para suscribirse a Peskama y recibir notificación de las actualizaciones y novedades del Blog.

    Únete a otros 2.665 seguidores

  • Habla con nosotros

    Peskama en Skype
  • Síguenos en Facebook

  • Síguenos en Twitter

    Peskama en Twitter
  • Noticias

    Colaboración de Walter Tanero

    hg&tanero2_165

Nunca es tarde para pagar la novatada

Posted by champi en 7 abril, 2011

…Hay días, que ¡mejor no levantarse!

Como toda historia que se precie, ésta debe unos protagonistas…les llamaré personajes. Pintorescos por cómo nos iniciamos, persistentes por cómo lo hacemos y con un humor exagerado por la cantidad de anécdotas que nos puede pasar en un solo día… y ahí seguimos, ¡dale que dale!

Somos dos amigos que comparten afición kayakera desde hace algunos años… Champi, que vive en Córdoba capital y Roberto que reside en Guadalcázar, población a 40 km de Córdoba. Hasta aquí todo más o menos normal.

Por pura casualidad, un buen domingo de hace un par de años, coincidimos con una salida de algunos miembros de Peskama por el Arroyo Totalán… Nos invitan a acompañarles en su salida, a lo que aceptamos gustosos… se palpaba buen ambiente y parecían personas cordiales. Conocemos a Arturo “Caballa”, a Zuaco, a Eloymj, a Ernesto “Prowler14”, a Pepe “Explorer”… a un montón de gente con la que la distracción y las bromas están aseguradas… pescaremos poco, pero por lo menos nos reiremos un rato… (Pensaba para mí)

Desde esa fecha hasta hoy, lo normal es “bajar” dos, tres o cuatro veces al mes desde Córdoba… exclusivamente a pescar con los compañeros de Peskama.

El pasado domingo, día 13 de marzo… eso, eso, día 13; decidimos, como casi todos los fines de semana, hacer otra salidita por la zona del Rincón de la Victoria. Sabíamos por los correos, que estaban por allí los compañeros de costumbre.

Suena mi despertador. Son las 4,00 h en punto de la madrugada.

A los pocos minutos, me suena el móvil…Uy, Uy, Uy, ¡¡qué mal rollo me da esto!! …es Roberto (desde Guadalcázar)…”Tío, puedes recogerme ?… ¡se me ha roto el coche!”

A partir de este momento, la actividad frenética de tener que ir a “toda leches” para no llegar tarde, preside todas mis acciones…tomo el café con algunos grados más de lo deseable a “to…lec…”; cargo los trastos, el kayak, la pala, etc. a “to…lec…” y a las 4.20 a.m. me planto en la carretera equivocada… ¡¡hacia Málaga!!

¡Ostras, no! ¡Tenía que poner dirección Sevilla, para recoger a Roberto! Sigo buscando una salida desde la autovía que me lleve hasta Guadalcázar… encuentro una para Fernán Núñez… ¿será por aquí ?… Telefonazo a Roberto.

“Oye, ¡Roberto! ¿Desde Fernán Núñez se llega a tu pueblo?”

Oigo risas al otro lado del móvil… cuando toma conciencia del asunto me dice: “Tranquilo, tranquilo… toma dirección Sevilla por esa nacional y en el cruce, tira para Córdoba y te encontrarás la salida al poco rato…”

Respuesta: ¡OK! Y sigo por esa “carreterita” de 15 km hasta el cruce Sevilla-Córdoba… y vuelta a empezar otra vez.

Me paro un momento, enciendo un cigarrillo y pienso “llevo hora y media como un tonto, dando vueltas con un kayak encima del coche por la campiña de Córdoba y aún no he podido ni recoger a éste… ¡tiene guasa la cosa!”

Reanudo la marcha y con las “explicaciones” que recuerdo de Roberto, consigo encontrar el camino correcto y localizar su casa.

Nada más verme, la primera pregunta: “¿Pero dónde tas metío?” Y me lo pregunta así “to” tranquilo y serio… “Pa meterte un…”

Son las 6,15 h, llevo ya hechos más de 200 km y aún no he salido de Córdoba… ¡tiene tarea la cosa! Ahora toca dirigirse para Fernán Núñez, coger la Autovía y tomar rumbo a Málaga.

¡Eso sí! este camino hasta Málaga me salió “¡bordao!”

Llegamos a nuestro destino, Arroyo Totalán en Rincón de la Victoria (Málaga), el arroyo tenía más agua que el Ebro en sus crecidas… ¡la leche!
Como sé que mis compañeros de Málaga estarán en el agua… hago el razonamiento lógico: “¡Estos no pueden haber salido por aquí!” Nos subimos de nuevo al coche, cambiamos de dirección y nos dirigimos a La Cala… pues tampoco, ¡por aquí no están!

Echo mano del walkie talkie y empiezo a lanzar “mi mensaje de ayuda” …”Bahía… ¿estáis por ahíiii…?” A los pocos segundos, respuesta risueña de Ricardo “Chopito”: “Buenos días y Feliz cumpleaños Champi”…esto provoca mi primera sonrisa del día.

Me indica por dónde se han echado al agua y nos pertrechamos nosotros y los kayaks…
No hay oleaje, la mar está plácida y flexionando rodillas, nos disponemos a sentarnos sobre nuestras monturas…

¡¡Ostrasssss!! …¿De dónde ha salió esta ola? ¡Cataplummm!

Un muro de agua, repentino, de aproximadamente un metro y medio, provoca un tremendo revolcón.
Mi kayak se encuentra encallado en la arena, a tres metros tras de mí… todo revuelto y lleno de agua y arena… Roberto anda como en una centrifugadora, dando volteretas y sin acabar de caer… ¡a estas horas! casi lo peor que nos podía pasar.
Con tiritones y recogiendo cuanto vemos… busco la sonda que “navega” rumbo a La Araña, el walkie que está flotando y a la deriva, hasta que el agua salada hace su cometido y deja de funcionar ¿sigo? ¡mejor no!

Estamos heridos en nuestro corazón de kayakeros, pero en absoluto una cosa de estas puede con nosotros. Así que montamos de mejor o peor manera, nos sacudimos el traje de neopreno y… “pa lante”. Vamos a vernos con los amigos.

Al llegar a su altura, saludos de rigor y ya nos apuntan que “está la cosa floja”… nos situamos sobre marcas de veces anteriores e iniciamos la jornada…

Han pasado dos largas horas y ni una picada… ¡¡No si ya!! Con el día que llevo, ¡¡no podía ser de otra manera!! Me uno a J.J. Caparrós y comenzamos a localizar marcas, yendo de un punto a otro…

Como si de una silueta del más allá se tratase, aparece repentinamente tras de mí, con sombrero de paja y un “buenos días Champi”… el del purillo ¡Ernesto…la madre que te pa…! ¡Qué susto me has dado!

Desde ese mismo momento, soy consciente de que con mis jigs, estoy haciéndoles un precalentamiento a sus capturas… Unos instantes después, me llega la noticia de que Ernesto, acaba de enganchar un congrio que supera los 10 kg…

Si te lo dije… ¡¡yo los caliento y él los saca!! ¿Pero cómo lo hace este tío?

Al cabo de un buen rato y tras numerosos comentarios y anécdotas, vuelve la calma y las tripas comienzan a rebelarse… es hora de comer.

Así que nos despedimos de los compañeros y comenzamos nuestro particular camino de vuelta, dejando tras de sí todo este bello espectáculo, afición y pasión que nos logra sacar de la cama de noche, con frío, con madrugones, con muchos kilómetros, sueño y algo de hambre la mayoría de veces… pero que nos recompensa con unos minutos, unos momentos inolvidables de conexión con la mar, con los amigos y con nosotros mismos.

En el trayecto hacia casa, la llamada de Owen para pedir novedades… el “manos libres” se une al grupo de los despropósitos y ¡también deja de funcionar!

En casa, le comento la “aventurita” a la parienta y “¡pa qué!”
“Te lo dije, te lo dije, ¿verdad que te lo dije? que te quedaras hoy en la cama” y yo no le contesto porque como llevaba el día ¡seguro que pierdo la pelea también!

Limpiando el equipo analizo el día y aprendo la lección, (ojo, ojito con no hacerle caso a la parienta cuando dice que no me vaya) la lección de que hay que actualizar el GPS del coche.

Inteligente es la persona que aprende de sus errores, sabio el que lo hace de los ajenos.

Un saludo y ya sabéis que nos vemos en la mar.

“Champi”, ©PESKAMA2011

28 comentarios to “Nunca es tarde para pagar la novatada”

  1. Carcharinus said

    Vaya lio, si es que en alguna de esas siempre nos hemos visto envueltos algunos sobre todo con lo de la pariente que dice “no te vayas”, casi es mejor pasar por la lonja y comprarle unos kg. de pescao por lo menos para no escuchar “ya te lo dije”.

    Un saludo.

  2. Jose Manuel Manuel El "El Moquete" said

    Me ha encantado leer tu historia champi,has demostrado ser una bella persona tirando hasta sevilla para recoger al compañero…no todos lo hubieran hecho.un abrazo.

  3. Javier Fernandez. said

    Joe Champi, sin duda uno de esos días que te quitan el ánimo…pero que cuando reflexionas en casa resultan los más productivos.
    Yo hace unas semanas tuve un dia… como poco parecido:
    Empezando porque al llegar a la zona de pesca el mar no nos dejaba entrar, en segundo lugar con un fuerte mareo, en tercer lugar con el revolcón de las olas y la consiguiente pérdida de material y por último, la pérdida del DNI y la licencia de pesca.
    Un saludo, y espero que este tipo de jornadas no se vuelvan a repetir.
    Javi.

  4. Arañaman said

    Champi; hazme caso…. las mujeres sólo quieren ayudarnos. Me alegro de saber de tí, ya que no te veo en el mar porque tengo problemas logísticos.( rompí la baca del coche y no puedo transportar el kayak). En cuanto lo solucione quedamos para un ratito de risas en el agua. Un saludo.

    Aprovecho para que si alguien tiene una baca hinchable que no use… se ponga en contacto conmigo, o bien me diga donde conseguirla. Arturo, tenía que decirlo. jeje.

  5. esquimal said

    Buenoooo… si te sirve de consuelo todos hemos tenido ésos días en que uno se identifica con el coyote que persigue al correcaminos.
    Desde dejarme en casa la tapa del tambucho a caerme del kayak saliendo con mar plato y rodeado de pescadores de playa a las 7 de la mañana en enero.
    Un largo via crucis de las cuales hoy me enorgullezco por haber luchado contra las adversidades cuando lo más sencillo era volverse a la cama y vender el kayak.
    Desde luego si contasemos estas anecdotas daría para escribir un libro titulado “Gracias y desgracias de un “casi” pescador en kayak”.
    Un abrazo y enhorabuena, ya vas pasando lo peor, lo mejor está al llegar.

  6. Este artículo tiene mucha guasa.Vaya par que le echais el venir desde Córdoba “La llana” a pasar el día, y luego encima la vuelta a casa. Tiene que ser hasta raro limpiar los arreos de pesca del salitre tierra adentro y no digo nada de un par de kayak por la campiña cordobesa.

    Espero coincidir pronto con vosotros en el agua.

    Un saludo de vuestro paisano malagueño Eduardo/Peskacor

  7. elbahia said

    roberto lleva razon hay dia que es mejor quedarte en la cama pero como tu dice tambien merece la pena eso kilometro y eso madrugones nada mas que por estar con este pedazo de equipo d amigos .

    pd: verdad es que ernesto cuando estaba liado con el congrio y de buena a primera me aviso ernsto mira que pedazo hola mas rara lo mas raro fue que aparecio de la nada

  8. Juan M. said

    Debemos de tener el mismo gafe. En mi ultima salida se me olvido la pala, cargar la bateria de la sonda y para colmo se estropeó el antiretroceso del SORON STX70, pero que seria de nosotros sin estos momentos y otros que pasamos en el wc?

    Un saludo y que los dias que empiezan torcidos acaben en anecdotas divertidas como estas.

  9. Er-cenachero said

    roberto que ibamos a hacer nosotros los hombres sin complicarnos la vida un poco mas jajajajaja con esto del kayak jajajaj , venga un saludo

  10. amish said

    jajaja, se parece un poco al primer dia de pesca de mi cuñao, si, si, vente cuñao, que mi kayak es doble y así pruebas…pa que le dije ná ^_^

  11. Raspacejo said

    Jeje, pocos días he tenido de esos jajaja. Es lo que tiene esto Champi, pero te digo una cosa, de todo se aprende, espero que no repitas muchas veces compañero y que sean más los días de disfrute total. Además, sarna con gusto no pica y eso lo sabemos todos jeje.
    Un saludo
    “Raspacejo”

  12. Txubaskos said

    A todos nos pasa alguna/as vez/ces eso. Pero lo tuyo tiene guasa. Jo, lo que daría por ver la cara de los beneméritos cordobeses viendo un kayak encima del coche en medio de la nada terrenal…

    A veces me pasa, y estamos al lado mismo de la mar, que se quedan con la boca abierta al verte pasar… no te digo en Córdoba, lejana y sola…

    Pero de todo lo que dices, lo que me ha gustado es que al final siempre merece la pena estar con los amigos. Y los que no hemos hecho la mili, por lo menos podemos contar de estas…
    Un saludo Champi.

  13. ESCORPIO said

    joder que historia que harta de reír casi Malagueño, la verdad que eso es afición por nuestro hobby, el venir de córdoba los fines de semana que esta la mar buena tiene verdadero merito, un abrazo Roberto, eres un crack

  14. Pablomosh said

    Que buena crónica compañero…jejeje…esas son las mejores, supongo que todos hemos pasado por algo así en alguna ocasión de una forma u otra, reconozco que para todo lo que pasaste y encima pescaste que eres un máquina tio, enhorabuena.
    Pablomosh

  15. barlovento said

    buenoo con el cordobes,eso si es aficion .
    gracias por darnos algunas risas,qe estan los tiempos muy malos.
    ya me hubiera gustao estar alli alqe dia .
    saludos de barlovento

  16. Sparus Solitarius said

    Eres un Iron-Kayak-Man. Lidiaste con todas las contrariedades posibles y venciste. Recordaré tu ejemplo ante cualquier revolcón, pérdida de aparejos o “ja te lo dije”. Gracias por compartir con risas unos desastres. Sólo los sureños sabeis hacerlo con tanto salero.

  17. Mako said

    Y después hablan de los deportes de riesgo… se ve que ya empezó la jornada el día anterior, verdad? Con la parienta y su dedo índice en alto.

    Gajes del oficio compañero Champi, estoy seguro que entre todos se podría escribir un libro, seguro que ahora lo cuentas entre risas, hay que insistir y ya verás como cada vez pasan menos cosas y seguro que de esa ya has aprendido bien.

    Un saludo viajeros,

  18. Tritón said

    Enhorabuena Champi,

    por este divertido relato, que todos hemos experimentado alguna vez, de forma mas o menos parecida. Me has hecho recordar una ocasión en que me olvidé la pala, y tuve que volver autovía atrás durante bastantes kilómetros, si no quería quedarme en dique seco ese día.

    A pesar de lo mal que se pasa en esos momentos, luego, como hemos podido ver, los recuerdas entre risas.

    Un saludo y ¡Buena proa!

    Carlos “Tritón”

  19. Aleva said

    Saludos Champi,

    Compañero… hacerse esos kilómetros para echar un día de pesca… es de loar!!! Se incrementa la alabanza al recoger al compi para no ser egoista y compartir el disfrute de la jornada. Enhorabuena!!

    Muchas veces parece que no está pagado… pero como dice un colega por aquí abajo:

    “un mal día de pesca, siempre será mejor que un buen día de trabajo…”

    Y que decir de las jornadas con compañeros… Si vas sólo te traes tus impresiones del día, y si vas en grupo, las multiplicas… es muy gratificante compartir algo con un fin común.

    Y la parienta… ¡¡¡QUE NOS QUITEN LO BAILAO!!!

    Un saludo.
    Álvaro “Aleva”

  20. champi said

    hola compañeros
    me alegra mucho ver que el articulo ha cumplido su cometido ,que no es otro que haceros reir un poco con estas anecdotas.
    Dar las gracias a Eduardo-Peskacor por las fotos,a Arturo y en especial a Sir Owen por corregirme las faltas de ortografia y resumir los dos folios de desventuras ,y en general a todos por el trato que siempre recibimos mi compañero y yo cuando bajamos pa Malaga.
    como dice un gran compañero :nos vemos en la mar.

  21. zuaco said

    Típicos imprevistos que suelen surgir en esta actividad: averías en el coche, perderse en la carretera (y que encima te pregunten dónde tas metío…), que la playa no esté donde la habías dejado, que una ola tonta nos tumbe (y que se estropee algún cacharro), que no pesquemos nada (bueno, eso para mí no es imprevisto), y que la parienta salga triunfante con un “te lo dije”(sólo con la mía escribía un libro entero, ja ja).

    ¡Todos en una misma jornada!

    Recuerdo el día que os conocí en el arroyo totalán y pensé que estabais hechos de otra pasta… no estaba equivocado.
    Saludos

  22. Sir Owens said

    Con personas como vosotros es un lujo poder salir a pescar, o a palear, o a disfrutar de la mar y los amigos.
    Lo que os ocurre ?…pues casi todos nos hemos visto en esa situación, más de una vez.
    Eso sí, acumularlas todas en una sola jornada…eso ya tiene premio! ja,ja,ja.
    Inclusive en todas esas anécotas, la actitud que siempre tenéis es la de…no pasa ná! y seguís adelante.
    Admiro vuestro ánimo y capacidad de superar adversidades…sóis geniales!!

    Un abrazo y ya sabéis…

    Nos vemos en la mar, compañeros; Sir Owen’s.

  23. Quien no habra tenido un dia parecido jejejeje.Aun asi volveremos a salir por que disfrutamos en el mar y aprendemos siempre de nuestros fallos que siempre los tenemos en cada salida..Saludos compañero.

  24. ROMAR said

    Hola amigo qué relato con tanta verdad nunca es tarde para pagar la novatada.

    Como tú y muchos más ya sabréis que yo hace muy poco me descuidé y cuando fui a montarme en el kayak estaba 200 metros mar adentro y yo en el rebalaje je je je .

    Con esto quiero referirme que siempre los aficionados a este deporte estamos expuestos a todos estos imprevistos.

    Abrazos y a ver cuando coincidimos otro día.

  25. Bokeron said

    Lo mejor de todo es que este tipo de peripecias no acaban con el tiempo… nunca está uno libre de que le pase cualquiera de las cosas que habéis relatado, olvidos de pala, revolcones, etc… así que cada día es una aventura. Mi estreno, como saben mis compis habituales fué genial, olvido de pala y vuelta a los corrales para recogerla y vuelco a solas en medio del mar…
    Ayer precisamente venía de Andújar y pasé por Fernán Núñez de vuelta a Málaga… menuda caminata os pegáis… ADMIRABLE.
    Un saludo.

  26. Caballa said

    Hace ya algún tiempo que conozco a Champi y a Roberto. Dos pedazos de kayakeros a los que no les asusta ni los kilómetros, ni las millas, ni las olas… y si se vuelcan… pues arriba otra vez y a seguir paleando. Siempre que estoy en el Rincón y les veo llegar a la playa después de un largo día de pesca bajo a saludarlos, eso si no les he acompañado durante la jornada, claro.
    Todos estos inconvenientes que con tan buen humor nos relatáis los hemos vivido en algún momento de nuestra vida kayakera y de ellos hemos aprendido, pero ¡tiene tela vivirlos todos en un mismo día!

    Un abrazo
    Arturo “Caballa”

  27. roni said

    jajajajajaja parece que me veo reflejado en este articulo, ami me paso un dia algo parecido,la verdad que si se hace caso ala parienta no salimos mas que una vez al año jajajajaj

  28. Wasabi said

    Ja,ja, Champi y Roberto sois dos máquinas

    No solo por el tezón que le echáis, sino también por el humor con que os lo tomáis, que es además la mejor forma de encajarlas cuando vienen dobladas
    Ya se sabe, la maldita Ley de Murphy…
    De todos modos, como queda más que demostrado… mal de muchos consuelo de tontos, te podías haber clavado una potera, por ejemplo…

    Te voy a contar un “chiste” “pa” alegrarte.
    El sábado pasado, tengo una caña en el cañero y me doy cuenta al mirarla que el anzuelo ha enganchado algo en el fondo y no precisamente un pez; debido a la deriva, la caña estaba totalmente arqueada y me apresuro a sacarla del cañero antes de que ocurra algo no deseado…
    Tonto de mi, con la “bulla” no se me ocurre aflojar el hilo y destensar la caña antes de sacarla.
    Resultado: cuando consigo sacarla, ¿Qué pasó? te imaginas un arco totalmente doblado, tensado y de golpe se le parte la cuerda…
    Boinggg… se me escapa de las manos y al agua, patos…
    Pero no pasa nada porque todos los peskayakeros sabemos SOBRADAMENTE, las cañas SIEMPRE van atadas… te lo digo o te lo cuento, ¿TODAS? todas menos la mía
    Ahora me río, pero en ese momento me faltó el canto de un duro para tirarme al agua, cosa que hubiese sido totalmente inútil, pues se perdió en las profundidades del océano con más rapidez que el Sargo Picuó de más de 1,5 kg que se me escapó de la manos 3 semanas antes, trás desanzuelarlo y levantarlo para mostrarlo a los compañeros,Juanka y Chopito, sin haberlo asegurado antes…
    Total, si uno no se rie, por lo menos sirve para que se rían otros, lo que siempre es de agradecer…
    A seguir sufriendo, que así aprendemos
    Un saludo y nos vemos en la mar
    carlos “Wasabi”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: