PESKAMA

Pesca en kayak en el mar

  • Categorías

  • ¿Qué publicamos en…?

    Radio VHF - La emisora Marina a Fondo (2012) Autor: Luis "Carcharinus" radiovhf2_165

    La culpa fue de mi Hermano (2011) Autor: Juan "Argonauta" jg_09_q65

    Dentones de Otoño (2010) Autor: Arturo "Caballa" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    El Pescador pescado (2009) Autor: "Txitxarro" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    Bailando al Alba (2008) Autor: Edu "Raspacejo" pajareraBailas_165

    Horizonte (2007) Autor: Patxi Amantegui Goliat_165

    Pulse sobre las imágenes para ver el artículo
  • Comentarios recientes

    kayadoc en Como en el Trópico
    Margarita Fernández en Que hacer en caso de: picadura…
    rafa en Test del Freedom Pesca de Perc…
    Jose en La sonda de pesca
    Alex en Turbina propulsora para k…
    juan en Pescando Bacoretas desde …
    Ruben en Radio VHF – La Emisora M…
    Francisco en La sonda de pesca
    Sir Owens en Boya rápida de fondeo para…
    peskol en Boya rápida de fondeo para…
  • Utilidades

  • Archivos

  • Registro

  • Introduzca su correo eletrónico para suscribirse a Peskama y recibir notificación de las actualizaciones y novedades del Blog.

    Únete a otros 2.665 seguidores

  • Habla con nosotros

    Peskama en Skype
  • Síguenos en Facebook

  • Síguenos en Twitter

    Peskama en Twitter
  • Noticias

    Colaboración de Walter Tanero

    hg&tanero2_165

Cuando el mar huele a mar

Posted by Paco Ramos-Kurrican en 1 septiembre, 2011

Tras un comienzo de año convulso con muchas y diferentes vicisitudes personales, me he mantenido apartado de la pesca durante un largo tiempo para retomarla poco a poco de la mano de los basses en agua dulce para ir haciendo al cuerpo a la nueva temporada marina que se presentaba.

El comienzo de la nueva temporada en agua salada lo comencé de la mejor manera posible, nada más llegar a la playa el último fin de semana de mayo y bajar al paseo marítimo sentí ese olor penetrante del mar, algo único, comparable al inconfundible olor a campo cuando llegas al pantano y das la primera bocanada de aire; y en este caso, “el mar olía a mar”, es un momento de los que considero mágico, dos segundos en el que sentimos que el mar se nos mete dentro. Así con este revitalizante encuentro, desplegué todo el arsenal pesquero y me eché al agua aprovechando las largas tardes primaverales.

El objetivo desde hace mucho tiempo es conseguir algún túnido (aunque realmente no son túnidos desde el punto de vista biológico), concretamente bonitos, o serruchos cómo se conocen por la zona. Este pez desde hace un par de años se está acercando cada vez más a cotas inusuales por sus características biológicas y se han dado capturas de ellos en zonas de alrededor de 5 metros de fondo, algo impensable hace años por estas costas onubenses. Ya sea empujados por la abundancia de peces pasto en las playas, o porque la temperatura es igualmente idónea en estas profundidades (son extremadamente delicados en cuanto a la temperatura del agua), lo cierto es que cada vez más se han ido poniendo a tiro de kayak y de ahí el interés suscitado.

Con ello, en esta primera tarde de toma de contacto la idea fue palear por la zona en la que hace ya cuatro años tuve la oportunidad de hacerme casualmente con una melva, con una profundidad igual a la que en los últimos días había tenido referencia de otros pescadores que estaban pescando serruchos. Y en la que desde el año pasado tenemos marcadas varias piedras, y en la que la primera de ellas por parte del Equipo Onuba llamamos “Piedra Juan Jose” en honor a su descubridor y que nos está dando muy buenos resultados.

Y como los augurios ya eran buenos desde el principio, pues cuando “el mar huele mar” es un buen indicativo, al llegar a la zona de pesca me encontré con un espectáculo único y que pocas veces creo tendré la ocasión de volver a contemplar sino nunca en la vida. Se trata de el desove de un gran banco de caballas y jureles que desesperadamente se agitaban por la superficie depositando su carga genética, futuros nuevos peces. En una extensión comparable a la de un campo de fútbol se encontraba todo teñido de un bonito naranja y el agua totalmente espesada por las huevas, además de escuchar por todos lados el chapotear incesante y la ebullición de la superficie amén del frenesí reproductor del momento.

Ante este espectáculo de la naturaleza ni siquiera lancé la caña, me dediqué a contemplar durante un largo tiempo lo que mis ojos no daban casi crédito.

La actividad era increíble, la sonda marcaba grandes cardúmenes a medias aguas, y con las miras puestas en depredadores acechantes, hice dos pasadas de curricán alrededor de la zona de desove sin interferir en la actividad reproductiva y fuera de la zona de huevas. Tras dos pasadas, un gran jurel sucumbió al pez artificial blanco que llevaba arrastrando al  curricán.

Tras varias pasadas más, tuve una gran picada que cortó uno de los pulpitos que llevo en rosario en el aparejo de curricán; no me dió tiempo a pelearlo más allá de una decena de vueltas de manivela con la salida de muchos metros de hilo; aunque no izé la pieza me fue igualmente satisfactorio pues me indicaba que la presencia de depredadores era patente y que la mañana siguiente se esperaba movida.

Con toda la ilusión y miras puestas en los serruchos, a primeras horas de la mañana puse rumbo a la “Piedra Juan Jose”, comprobando nada más llegar que seguía una frenética actividad en el fondo.

Lo primero ante este panorama fue desplegar dos cañas de curricán, una de ellas con un señuelo x-rap blanco y su rosario de pulpitos, y otra a menos distancia muy pegada al kayak con un jig de apenas 15 gramos y que casi rozaba la superficie saltando en algunos momentos fuera del agua, de ese modo serviría de atrayente y subiría el pescado a superficie.

Con esto, los resultados no se hicieron esperar, y la primera picada se produjo al cuarto de hora de estar paleando por la zona, suponiendo para mí la mayor de las alegrías pues tanto la picada como la lucha decantaba la balanza hacia un posible serrucho, cumpliéndose mi objetivo deseado desde hace mucho, y cuando empezó a platear este precioso pez que lucha incesante hasta los últimos momentos, me embargó la mayor de las alegrías.

A sabiendas del movimiento en grandes bancos de estos peces largué de nuevo aparejos y vuelta a las andadas. La ligera brisa que se había levantado estaba empezando a rizar un poco el mar impidiéndome palear todo lo rápido que debiera para que estos peces, verdaderos misiles del mar, no delaten los engaños y acudan prestos a morder. Es por ello que los siguientes peces que empezaron a entrar eran de menor porte, principalmente caballas y jureles que fueron devueltos al agua, prohibidos unos y demasiado pequeños otros, respectivamente.

Con cierta desesperación fuí probando diferentes señuelos que llevaba conmigo para la ocasión, cambiando distancias, colores, profundidad de nado, etc…

Al llegar la hora del bocadillo, y tras casi tres horas de infructuoso curricán, hice un acto de reflexión mientras miraba la sonda que marcaba multitud de cardúmenes y una temperatura del agua en torno a los 24º C, muy caliente para estas fechas; así que pensé en una frase del profesor Fernando de Pablos, Catedrático de Biología de la Universidad de Sevilla y que me impartió las clases para obtener la licencia de pesca en aguas continentales hace unos años, que decía: “los peces también sienten calor y la temperatura del agua es primordial para saber dónde encontrarlos”. Así que eché mano de los peces artificiales de profundidad y empecé a prospectar al curricán la zona situando los engaños a los 4-5 metros de profundidad, lugar donde intuía que la temperatura sería algo menor a esos 24º C y los peces estarían más cómodos.

 Así nuevamente me marqué la ruta con la idea de pasar por encima de la decena de piedras que tenía a la redonda, pasando primeramente por la afamada “piedra Juan Jose”, coincidiendo además que el viento se había echado totalmente y permitiéndome alcanzar una velocidad más constante y alta en torno a los 4 nudos.

De ese modo, la primera picada se produjo justo encima de la piedra con una enérgica arrancada que hacía literalmente escupir hilo del carrete a pesar de estar bien tarado. Al empezar a recuperar línea noté cómo de momento la fuerza se había “divido por dos”, y a los pocos instantes en una nueva arrancada se perdió la tensión totalmente. Como era de esperar, me habían atacado dos serruchos a los pulpitos partiéndome la línea con sus afilados dientes, primero uno y después otro.

Ante este panorama decidí dejar la línea sin rosario, pues de volver a colocar pulpitos serían a estos primeros a los que atacarían los peces y no llevaba ningún aparejo con gametas de más del 0.30 mm. por lo que el riesgo iba a ser patente nuevamente.

La decisión fue acertada, y tras hacer una nueva pasada el carrete de nuevo empezó a sonar “a gloria”. Es increíble la fuerza que desarrollan estos peces, pues el sonido del carrete se iba agudizando paulatinamente a tenor de la mayor velocidad que iban cogiendo los serruchos en su afán por liberarse de los engaños. Esta vez sí que hubo recompensa tras una bonita lucha.

La actividad en la sonda parecía haberse vuelto loca, pues aumentaban en tamaño y en frecuencia los bancos de peces que pululaban bajo el agua. Así que presto me dediqué a hacer curricán pasando una y otra vez por encima de la “piedra Juan Jose”…y nuevamente gran picada…y otra picada…y otra…así hasta sumar cinco serruchos embarcados en total (lo cual marca como cupo máximo la ley), y un par de ellos devueltos al agua. amén de un nuevo corte de línea con la pérdida del pez artificial.

Extenuado tras una mañana entera dedicada al curricán y sobre una veintena de kilómetros recorridos la satisfacción y la alegría me tenían como suspendido en una nube, pues había cumplido un objetivo soñado, había acertado en la planificación previa y durante la jornada de pesca, lo cual no hace sino elevar al máximo el disfrute de esta pasión como es para mí la pesca en kayak.

Un saludo a todos y nos vemos en Torre del Mar.-

Paco Ramos, “Kurrican”. ©PESKAMA2011

34 comentarios to “Cuando el mar huele a mar”

  1. Caballa said

    Mi más sincera enhorabuena Paco, y me alegro por dos motivos, uno el regreso de Kurricán a la pesca en el mar, y dos por haber conseguido capturar lo que te has propuesto este verano y con una técnica que dominas como nadie…
    Ya me gustaría verte pasear tus señuelos por piedras querenciosas de dentones… ¡Qué bonitas peleas ibamos a presenciar!

    He sabido por parte de muchos colaboradores que algunos de nuestros lectores estaban preocupados por la ausencia de publicaciones durante el mes de Agosto. Todo tiene una explicación… por un lado nos hemos dedicado a pescar, por otro hemos disfrutado de la compañía de la familia y de los amigos, y finalmente a preparar la próxima quedada de Peskama2011, que nos ha tenido ocupados y nos sigue teniendo ocupados, por lo que la actividad de administración y edición del blog ha estado en letargo. Pero señores no os preocupéis y estad bien pendientes de lo que se publicará en las próximas semanas porque pescar… hemos pescado.

    Pero además hay más noticias, pero dadnos un poco más de tiempo y os tendremos informados.

    Muchas gracias Paco por tu trabajo, dedicación y publicación, y como no por tu colaboración como parte del equipo Onuba en el taller de la Quedada de Peskama2011 en el que nos ilustrarás en la técnica más adecuada para la pesca de la corvina desde kayak.

    Un abrazo y buena pesca.
    Arturo “Caballa”

  2. Tritón said

    Enhorabuena, Paco,

    Sobre todo por tu regreso, y si encima ha sido por la puerta grande, como hemos podido ver por la excepcional jornada de pesca que nos has relatado, pues que sea doble felicitación.

    Saludos y, como bien dices, nos vemos en Torre del Mar.

    Carlos “Tritón”

  3. Enhorabuena Paco, como siempre haces honer a tu alias y lo elevas a la enesima pontencia “kurrican”

  4. Mako said

    Mi enhorabuena Paco por tu regreso a aguas saladas y las gracias por el buen rato que me ha hecho parar, si has olido a Mar alguna vez en tu vida, no se olvida y te puedo asegurar que al leer tu artículo, yo también estaba oliendo a Mar aunque fuese en recuerdos.

    Me has tenido en tensión con tu relato, en el momento que intuyes que puede haber picada es un momento que no tiene precio y cuando suena la chicharra ya es para… uffff.

    Nos vemos en Torre del Mar,

    Saludos,
    Jorge Ruiz “Mako”

  5. NOVATO said

    Daros las gracias por relatar todas las experiencias que tenéis,, estoy aprendiendo mucho de ellas, hasta ahora solo teóricamente, ya que el trident 11 me lo traen hoy, pero me servirá de mucho cuando me monte en el kayak, vosotros me habéis dado, con vuestros relatos y sabiduría, el ultimo empujoncito que necesitaba para hacerme de un kayak. Muchas gracias nuevamente. Creo que estaré muy verde para la quedada del día 10, y todavía estaré aprendiendo a navegar, aunque vivo en caleta de Vélez y lo mismo me paso para observaros, estoy en esa fase de observar y aprender, espero algún día aportar algo

  6. nautilus11 said

    Buena pesca(pionero de la pesca en kayak)y un espectaculo lo del desove”saludos…

  7. jufrabu said

    Qué crak estás hecho Paco.

    De las cosas que más me han gustado ha sido la frase “el mar olía a mar”, ese olor y lo que nos representa a cada uno no tiene palabras.

    Un saludo.

  8. Sir Owens said

    Un título muy acertado… una modalidad ancestral como dejar una linea detrás y palear…algo tan básico y tan eficaz al mismo tiempo.
    La pesca se basa precisamente en eso que tú incides, ser capaces de observar y actuar.
    Cuando solemos salir con una idea prefijada, hemos de tomar buena nota y adaptarla a la mar que nos encontramos y a las técnicas que nos resulte más eficaz.
    Nuestra felicitación por acertar con la técnica y con lograr capturar peces tan combativos y que nos ayudan a activarnos más sobre el kayak.
    Lo del desove es una experiencia indescriptible…tuve la suerte de observarla y estar cerca de ella, hace dos años y puedes llegar a pensar que estar flotando sobre una densa y luminosa alfombra de tonos color pastel si estás con sol o bien, al atardecer…esos mismos colores se tornan amarillos fosforescentes…

    Nos vemos en la mar; Sir Owen’s.

  9. Mojarra said

    Hola, Paco.
    Que decirte que tu no sepas.
    Saber que has pasado página con una entereza que solo las grandes personas como tú lo saben hacer, me da motivo suficiente para seguir con nuestro proyecto común en Huelva. Y compartir esos momentos que vivimos en nuestras largas jornadas de pesca y que sólo tú saber plasmar en el papel mejor que nadie.
    Me alegra muchísimo pertenecer a este grupo que hemos formado en Huelva. En el que nos compenetramos los unos con los otros, formando una piña casi perfecta.
    Decirte por último, que si nos ha gustado muchísimo tu artículo (por lo que he leído en los comentarios), muchos se van a sorprender más cuando expongas en el Taller de la Quedada 2011, las diferentes maneras de coger corvinas en la disciplina de la CACEA (currican).

    Nos vemos en Torre del Mar (Málaga).

    Un abrazo,

    Ángel Luis (Mojarra).

  10. Kabezón said

    Buenas a todos compañeros,enhorabuena por esas capturas y tras lo relatado como poco me entra unas ganas de comer pescadito frito con unas cervecitas que quita el sentido,estos animalitos como bien dices son bastante delicados respecto a las temperaturas, mareas y señuelos por lo que su pesca no es solo divertida sino que para una buena jornada de pesca hay que planificarla al detalle.
    Un saludo a todos.” Te queremos boqueron”

  11. Enhorabuena Paco por las capturas y por el relato. Un título muy bien elegido para el artículo, “Cuando el mar huele a mar”. Hace años cuando me acercaba al mar como veraneante, sentía esas mismas sensaciones que tú y percibía con esa intensidad esos olores ya que con los que más estaba familiarizado eran como comentas, los del campo y la sierra. Hoy en día y tras llevar viviendo unos años en la costa muy cerca del mar curiosamente me ocurre lo contrario, y esas percepciones de olores intensos los tengo en el campo.
    Con nostalgia de las aguas onubenses de Isla Cristina y con mucha curiosidad, estoy esperando conocer esos detalles sobre la pesca de la corvina.

    Un saludo y nos vemos en Torre del Mar.

  12. Después de conoceros en Huelva, me di cuenta de que aún tengo mucho qué hacer. Y es que lo que os hace grandes al equipo Onuba no es lo más básico y esencial, sino la sutileza con la que pescáis. Sin duda, tras leer más que uno y dos artículos, de lo que uno se da más cuenta es de que la “memoria” de los peces es mucho más compleja de lo que a veces pensamos. Paco, has demostrado otra vez más con tu artículo, que la constancia es la mejor amiga del pescador.

    Un saludo a ti a al resto del equipo,
    Nos vemos la semana que viene con la charla que dejamos a medias.

    Carlos ‘Samurai’

  13. chapeton said

    Muy buen articulo.El espectáculo del desove, debe haber sido una gozada.Leyendo estas experiencias siempre se aprende algo.

  14. jose manuel (cañaman) said

    Como siempre tus relatos no decepcionan,estaba deseando llegar a casa para conectarme,es increible como nos metes dentro de tu montura para saborear esa jornada de pesca,me alegro que consiguieras tus objetivos y estoy seguro que solo es el empezar,un saludo de un kayaquero retirado y seguidor tuyo.

  15. Raspacejo said

    Gracias Paco, ese olor a mar siempre lo busco a donde voy, es como una tranquilidad que entra dentro de mí, para olvidar lo diario, para relajarme, para soñar. Me puedo pasar horas y horas respirando esa brisa sin pensar en otra cosa que en la mar. Como siempre magnífico relato, es como estar ahí contigo compañero, ayudándote a despescar las piezas. Enhorabuena por esas piezas, me alegro que estés de vuelta amigo, ya te echábamos de menos.
    Espero que no haya “historias” y que nos veamos en Torre del Mar, llevaré ” 4 ruedas de repuesto”….
    Un abrazo.

  16. esquimal said

    Un placer volver a leerte.
    Enhorabuena por las capturas pero sobre todo por las experiencias y vivencias que saboreas con todos tus sentidos y por tu habilidad al escribir para que los demás también sintamos esas maravillosas sensaciones.
    Lo dicho, un placer.
    Salud y buena mar para todos.

  17. Cañero said

    Muy bueno, me alegro de que continues metiendote en agua salada y nos hagas pasar un buen rato con tus relatos. Hace unos años hubo un desobe por mi zona espectacular como se ve en tus fotos de color rojo, en un principio nos pensamos que era algún tipo de vertido, pero por fortuna era todo lo contrario, pura vida. Según dijeron en este caso era sardina.

  18. Txubaskos said

    Francisco, enhorabuena. Me ha gustado mucho tu articulo. Primero por el titulo: yo he nacido al lado del mar, en un barrio que fue de pescadores, en una atalaya donde se veía el estado del abra en la que se erigió una pequeña iglesia dedicada a la virgen del mar, alguna vez os contaré su historia. Por ello, el olor a mar siempre ha estado en mi nariz hasta llegar a no identificarlo. En uno de mis trabajos tuve que pasar mucho tiempo lejos de ese olor, y cuando llegaba a mi pueblo, lo primero era visitar la costa y recobrar el olor, que el salitre penetrara en mi pituitaria y me dejara en la paz del hogar. Esta es la razón por la que ya sabía que me iba a gustar, que decía aquel.

    En segundo lugar, las sierras, o serruchos. Son las principales piezas del verano. Yo las suelo capturar a diferentes profundidades, pero siempre mayores (es cierto que nuestro mar no tiene esa temperatura ni en los días más calurosos de verano…). El inicio de este año me costó varios señuelos, hasta que comprendí el juego. Me gusta oir cantar los carretes, y cuando lo tomas y notas, de repente, que algo va mal, que quizás hayas perdido el pez; que no hay tirantez, que no hay pelea… entonces doy un ligero tirón, y vuelve la pelea. A lo largo del verano he conseguido bastantes aginzorrotz, que se les llama por aquí, e incluso alguno me mordió en el dedo al subirlo… no es para tanto, pero aprendí. Notar cómo se dobla la caña, al cerrar el freno, y dejarlo ir; recobrarlo, y dejarlo, hasta que se deja traer. Pero no acaba ahí, luego hay que subirlo y esa es la última lucha, donde se pierde o se cobra la pieza. Tres se me escaparon al subirlos. Por ello, no me descuido en ningún momento. Incluso he capturado dos en las dos cañas, y la pelea fue… Yo no saco fotos (de echo he perdido dos móviles este estío, por ahogo y ruptura del saco de protección), pero mi cuñado alucinaba, escuchándome mientras hablaba con los peces…

    Por último, es una gozada volver a aprender de tí. Kurrikan, sigue así.

    Un abrazo a todos/as.

  19. jaimito said

    Fantastico relato , que alegria que ese mar desprenda olor y color a vida..felicidades¡¡ por las capturas .

  20. Raulubi said

    La verdad es que es alucinante la foto del desove, todo un espectáculo para los sentidos,esos momentos de intimidad la mar sólo los comparte con quien se lleva muchas horas con ella, la entiende, la cuida y la respeta como tú.

    Creedme si os digo que sacar serruchos por Huelva desde kayak no es nada fácil, no son piezas que se acerquen lo necesario, de ahí el mérito que tienes al haber conseguido este año que su pesca deje de ser fortuíta y ocasional, para pasar a planificar salidas exclusivamente en su busca y dar con ellos.

    Una vez más mi admiración ante tu buen hacer y nos vemos en la Quedada.

    Saludos para todos.

    Raulubi

  21. buen relato amigo, y gran pesquera,
    saludos desde cartagena

  22. juanjochova said

    Por fin tu cuadernillo de campo obtuvo sus resultados,tras estudiar con_
    ciensudamente la forma de dar pesca a éstos peces en la piedra del toca_
    yo Juanjo. Me alegro un montón que tu insistencia haya tenido sus frutos

    Enhorabuena Maestro. Yá me gustaria poder asistir a la quedada para es_
    cuchar la forma de pescar la corvina a la cacea, no olvidáros gravarla
    para ponerla aquí.
    Saludos a todos y en especial al equipo Onuba.

  23. pescaatot said

    Paco, un lujo poder tenerte de nuevo por aquí y en el agua salada.
    Enhorabuena por esa pesquera de serruchos, siempre son bienvenidos y más si cabe si tu zona no es de las propicias para su captura.
    Fantástica la foto y la experiencia del desove. Por aquí he visto alguna mancha amarillenta en superficie pero lamentablemente era todo lo contrario, productos químicos.
    Saludos.

  24. Mi más sincero agradcimiento a todos por vuestros comentarios. Me llenan de mucha satisfacción vuestras palabras y espero poder a veros a todos y estrechar la mano y daros un abrazo en la Quedada.

    Como ya se ha comentado, la pesca de los serruchos por aquí y a las cotas que nos movemos con el kayak ha sido de siempre una casualidad cuando no imposible. Este año y el pasado inexplicablemente se están acercando, pero a pesar de ellos hay que encontrarlos y saber los patrones que siguen, ya que tienen prefijadas verdaderas “autopistas” en el mar, siendo la “Piedra Juan Jose” un peaje obligado para ellos y que esperemos nos siga deparando más sorpresas.

    Reiteraros mi agradecimiento a todos. Me alegra muchísimo que os haya gustado mi relato y poder haceros partícipes de estas dos inolvidables jornadas.

    Un abrazo a todos.-
    Paco Ramos, Kurrican.-

  25. delcondado said

    Enhorabuena por estas estupendas capturas y por haber cumplido tu deseo.
    Es curioso ver como algo está cambiando en el mar, pues que estos “aparatos” se acerquen a tiro de kayac quiere decir algo.
    Puede ser que estos dos últimos años hayan sido parte de un ciclo lluvioso, que se ve reflejado en el mar de esta forma, haciéndonos disfrutar de buenas capturas en zonas donde el día anterior no había nada, o palear por otras que son buenas sin que nos toquen el señuelo, hecho que por otro lado, no dista mucho de lo habitual en este tipo de pesca, pero lo cierto es que después de hablar con algunos mayores que pescan desde orilla, la mayoría coincide en que “el mar está raro”.
    Sin duda he disfrutado de esta bonita e instructiva experiencia que nos transmites, y me ha llamado la atención tu escrupuloso cumplimiento con la legislación, cosa con la que además de estar totalmente de acuerdo, también comparto plenamente, a la vez que espero que la difusión de esta práctica, narrada de manera tan magistral como tú lo haces, sirva de ejemplo y todos seamos cada vez más conscientes que de esta forma se disfruta aún más de nuestra afición.
    Gracias por compartir esta experiencia, y a ver si pronto tenemos nuevas y gratificantes noticias de ese descubrimiento que es la “Piedra Juan José”.
    Un saludo. “Delcondado”

  26. hunter said

    Hola. Enhorabuena por la pesquera, por el artículo y por el regreso a la pesca en kayak.
    He estado viendo las fotos de la sonda, y tengo una cuestión, ¿ese tipo de diseño que se ve en la pantalla de la sonda es el que indica que estas sobre piedra? Es que yo con esto de la sonda aun no tengo las cosas muy claras.

    Saludos.

  27. Hola Hunter, muchas gracias por tus halagos.

    Decirte que las dos fotos de la sonda que ves no pertenecen a la piedra en sí, sino a la zona de “limpio” en torno a la Piedra Juan Jose. Ambas muestran los bancos de peces que en ese momento estaban pululando bajo el kayak y que se mostraban más grandes en aquel momento justo en el limpio, de hecho en la primera foto si te fijas en la zona derecha de la pantalla si que empieza a asomar una mancha oscura que sí es la propia piedra. Como verás la linea del fondo es prácticamente plana y con una densidad muy baja, es decir salvo la línea oscura que indica el propio fondo, por debajo el color es claro, lo cual muestra que la zona es arena fina, con poca dureza. En la primera foto se ven peces muy pegados al fondo, y además de buen porte a tenor del grosor del rebote y de la constatación con picadas de infarto y aparejos cortados. Y en la segunda los peces están a medias aguas, y si te fijas el fondo es el mismo, pues es la misma marca pero con una pequeña diferencia horaria.

    He hechado mano del archivo, pero no encuentro ninguna foto de la sonda mostrando una piedra, pero quedo pendiente y para la próxima vez que salga se la hago e intento enviártela para que veas la diferencia.

    Un saludo.-

  28. hunter said

    Muchas gracias por la explicación.

  29. soykuko said

    Un gran articulo de una modalidad muy sacrificada a base de dar pala y más pala. La verdad es que el nick de “Kurrican” te viene que ni pintado. Una pesca meditada que da sus frutos y ve cumplido los objetivos es siempre de alabar. Muchas gracias por el relato, ha sido casi como estar allí.
    Saludos desde Tenerife, soykuko.

  30. el bahia said

    que olor tan penetrante que mas de uno no podriamos vivir si el o por lo menos eso me pasa a mi si no huelo el mar u dia me falta algo y que decir de tu aficion por el currican que nos contagia con tu grandes relatos muy bonito el articulo que se hace ameno y corto nos deja con gana de mas felicitacion

  31. merluzito said

    no pone foto del montaje utilizado en esa pesca ni como se puede poner no lo entiendo esta mal explicado

  32. Caballa said

    Hola Merluzito:

    Vamos a ver, creo que cualquier persona que dedica parte de su tiempo libre para compartir con todos nosotros un artículo tan brillante como éste merece el debido respeto de la misma forma que ahora lo tengo contigo al contestar a tu comentario.
    Dicho esto, verás que existen en Peskama distintos tipos de artículos, unos meramente descriptivos que nos cuentan experiencias de pesca como la que Paco Ramos “Kurricán” nos relata y otros que nos enseñan sus técnicas de una forma realmente exhaustiva y en este caso escritos también por Paco.
    Para encontrarlos tenemos a nuestra disposición un buscador local, en el que si pones las palabras claves oportunas tendrás acceso a las respuestas que andas buscando.
    En cualquier caso voy a tratar de facilitarte el acceso a esta información relacionándote los enlaces a los artículos que versan sobre la técnica de curricán desde kayak.
    Nociones básicas de curricán: https://peskama.wordpress.com/2008/11/03/nociones-basicas-de-currican/
    Nociones avanzadas de curricán: https://peskama.wordpress.com/2009/01/25/nociones-avanzadas-de-currican-i/

    Si clicas sobre la categoría de “Técnicas de pesca” en la columna izquierda tendrás acceso a más artículos sobre distintas técnicas de pesca.

    Un saludo y buena pesca
    Arturo “Caballa”

  33. Argonauta said

    Buenas Don Francisco Ramos Kurricán.
    Como a otros compañeros escribo mucho después de que hayáis publicado el, o en este caso los artículos en peskama. Llevo relativamente poco en este mundillo, tengo internet sólo en el trabajo por lo que normalmente no tengo demasiado tiempo para mirar cosas que no sean, pues eso, del trabajo.
    Eso si cuando tengo un hueco y puedo, devoro los artículos que rondan páginas como Peskama y no sabes cual ha sido mi sorpresa al leer tus artículos.
    “Gran Maestro” del kurrican, si señor, vaya pedazos de artículos redactaste sobre esta modalidad de pesca en kayak, ilustrándonos con ejemplos para que cualquiera pueda practicar el kurri o puedan fabricar ellos sus artes de pesca, aunque no tenga experiencia. Todo un regalo para los lectores de Peskama.
    Para mí el kurricán es una de las más divertidas, activas y atrayentes modalidades de pesca en kayak. Ojalá hubiera leído antes tus artículos, me hubiesen librado de más de un enredo de líneas debido a la inexperiencia y muchas otras vicisitudes…
    En este artículo, cuando el mar huele a mar, estuve extasiado oliendo a mar cuando lo leía, otro regalito para los lectores. Tu descripción de esa zona de desove, el quedarte un rato sin molestar mirando el espectáculo… eres de los que saben disfrutar el momento y transmitirlo. Después nos metes en tu relato, porque realmente nos metes en 1º persona y las decisiones que tomas sobre la marcha a la hora de cambiar la profundidad del señuelo, las capturas que escapan rompiendo el hilo, el quitar el rosario de pulpitos para no perder mas material y peces, tus capturas… parece que lo estamos viviendo.
    Muchas gracias por compartir tan enriquecedoras experiencias con nosotros. Eres un auténtico fenómeno.
    Un abrazo desde Algeciras
    Juan “Argonauta”

  34. Fco.Ramos-Kurrican said

    Juan me emociona y me enorgullece muchísimo tu comentario. La satisfacción es doble para mí al saber que mis artículos pueden ayudar a otros y además meterlos tan de lleno en la acción de pesca que relato. Sólo tengo palabras de agradecimiento para tí, no podría haber pensado nunca que los artículos calaran tanto en los demás y no sólo los míos sino también los artículos del resto de compañeros de la web, y creo que esa es la grandeza de Peskama pudiéndonos reúnir día tras día en torno a conocimientos y experiencias de unos y otros que transmiten sin nada a cambio más que el de entablar nuevas amistades y amigos de pasión por la pesca en kayak.

    Mi más sincero agradecimiento y fuerte abrazo.-
    Paco Ramos, Kurrican.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: