PESKAMA

Pesca en kayak en el mar

  • Categorías

  • ¿Qué publicamos en…?

    Radio VHF - La emisora Marina a Fondo (2012) Autor: Luis "Carcharinus" radiovhf2_165

    La culpa fue de mi Hermano (2011) Autor: Juan "Argonauta" jg_09_q65

    Dentones de Otoño (2010) Autor: Arturo "Caballa" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    El Pescador pescado (2009) Autor: "Txitxarro" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    Bailando al Alba (2008) Autor: Edu "Raspacejo" pajareraBailas_165

    Horizonte (2007) Autor: Patxi Amantegui Goliat_165

    Pulse sobre las imágenes para ver el artículo
  • Comentarios recientes

    kayadoc on Como en el Trópico
    Margarita Fernández on Que hacer en caso de: picadura…
    rafa on Test del Freedom Pesca de Perc…
    Jose on La sonda de pesca
    Alex on Turbina propulsora para k…
    juan on Pescando Bacoretas desde …
    Ruben on Radio VHF – La Emisora M…
    Francisco on La sonda de pesca
    Sir Owens on Boya rápida de fondeo para…
    peskol on Boya rápida de fondeo para…
  • Utilidades

  • Archivos

  • Registro

  • Introduzca su correo eletrónico para suscribirse a Peskama y recibir notificación de las actualizaciones y novedades del Blog.

    Únete a otros 2.657 seguidores

  • Habla con nosotros

    Peskama en Skype
  • Síguenos en Facebook

  • Síguenos en Twitter

    Peskama en Twitter
  • Noticias

    Colaboración de Walter Tanero

    hg&tanero2_165

54 escalones para la gloria

Posted by rafaju en 1 marzo, 2013

54Esc_00_1 ©PESKAMA2013

De paseo con el kayak. El motor se llama “argyrosomus regius”

Muchas son las dificultades que tenemos a veces para hacernos a la mar con nuestros kayaks, lo primero obligaciones laborales y familiares, la meteorología, el estado del sitio de pesca, etc…y por último el ponernos a pescar en sí. Digo esto porque día tras día aunque todo lo primero cuadre, el último punto es el más trabajoso pues aunque tengo mi kayak a escasos doscientos metros de la playa debo sortear para ello una cuesta de un centenar de metros con un ocho por ciento de desnivel y dos escaleras adyacentes al paseo marítimo con un total de cincuenta y cuatro tediosos escalones. ¡Ah! y a la vuelta de pescar lo mismo (con el cansancio y si hay suerte, algo más de peso)

Con estas credenciales quiero comenzar mi relato puesto que fue además toda esta trabajosa maniobra mañanera lo que sorprendió al amigo Arturo “Caballa cuando vino a visitar al Equipo Onuba este verano.

En mi caso soy componente del Equipo Onuba a tiempo parcial, puesto que sólo pesco cuando salen de pesca ellos y prácticamente sólo en verano ya que en invierno comparto algunas otras aficiones quitándome ese mono de pesca a bordo del Olympo I de nuestro gran amigo Pepe.

A bordo del Olympo I la diversión siempre está asegurada.

Pepe, patrón del Olympo I, junto a los grumetes Pablo, Antonio, Paco y yo. La diversión siempre está asegurada a bordo del Olympo I.

Mi relación con el grupo viene a raíz de mi amistad con Paco “Kurrican, uno de mis mejores amigos de los que no alcanzo a recordar cuando conocí por primera vez pues desde pequeños hemos estado juntos, era de esos amigos con los que hacías castillos de arena en la playa. La afición a la pesca irremediablemente viene dada por él, pues no sólo a mí sino a todo el que se acerca a él termina por picarle la curiosidad por la pesca ya que no habla de otra cosa sea cual sea el día y sea la hora que sea, de ahí su gran frase de “esto sirve para pescar”, todo absolutamente todo tiene su utilidad y uso para él.

El día del estreno de mi kayak hace años.

Hace unos años el día del estreno de mi kayak.

Aparte a todos los amigos, en especial Pablo y Antonio, nos une esta afición y desde chicos, cuando empezamos a pescar en la orilla, siempre hemos tenido la pesca muy presente en nuestras vidas y hemos vivido grandes momentos. Atrás quedan esos días en los que no salíamos a pescar, íbamos a echar la caña y gran día aquel que se cogía algo. De ese modo, gracias a sus enseñanzas he ido perfeccionando mi técnica y completando mi equipo y consiguiendo buenas capturas, y lo mejor de todo viviendo inolvidables experiencias.

En esta ocasión os quiero relatar la gran aventura vivida en la jornada de pesca en kayak que me reportó mi récord personal este año pasado y un día que nunca podré olvidar.

Como cada jornada el día de pesca comienza aún de noche cuando de madrugada me intercambio los wathsapp con Paco “Kurrican” para sopesar los partes meteorológicos del día. En este sentido, en alguna ocasión sus ansias de pesca me han hecho levantarme de la cama para una vez a pie de orilla exclamarle: “¡tú estás loco, aquí no nadan hoy ni las lisas!, vámonos para la cama que será lo más sensato que hagamos en el día”. O algo peor, que cambie el tiempo, entren los borregos y al amigo Paco se le ocurra decir: “Espera un poco más que están picando”, y allí nos quedamos perdiéndonos de vista entre las olas y pasándolas canutas para salir con una rompiente que daba miedo. Pero que sería de nosotros sin esos ratos apurados que nos hacen exprimir nuestros equipos y nuestra habilidad.

Pero precisamente este día teníamos la compañía de Arturo “Caballa” que además, precisamente era el último día de pesca que viviría en aguas onubenses después de una semana de intensas salidas kayakeras y alguna que otra a spinning en compañía de Paco “Kurrican“.

54Esc_13 ©PESKAMA2013

A spining por el Coto de Doñana

Es por ello que este último día sería cortito puesto que tenía que regresar al hotel para recoger a su familia y partir a buena hora de regreso a Málaga, así que fijamos que como muy tarde a las once de la mañana ya teníamos que estar en la orilla de vuelta.

Al agua

Así a las 6,30 h. de la mañana ya estábamos los tres en el agua con la idea de aprovechar la amanecida justo en el mismo pedrero. Las primeras paladas las dimos en la más absoluta oscuridad sólo alumbrados por las linternas de cabeza y el fogonazo intermitente de las luces estroboscópicas para delatar nuestra posición a otros barcos de la zona como medida de seguridad.

54Esc_00 ©PESKAMA2013

Adelantándonos al sol

A todo esto Arturo se nos adelantó ya que quería llegar para hacer jigging antes de nada sobre las piedras. Pero por nuestra parte Paco y yo íbamos más lentos para intentar pescar algún pez pasto con el que adecentar los aparejos de vivo una vez en la marca.

Delfines

Así, y aún en penumbra largamos los aparejos de curricán y aún sin haber transcurrido siquiera un par de minutos notamos los chapoteos de pequeños peces en superficie, nos acercamos al lugar y de repente se levantó tal banco de caballas y jureles despavoridos que incluso chocaban contra el kayak. Pensamos que bajo el banco habría chovas ó bailas que se estaban dando el festín así que empezamos a arrastrar los aparejos por el lugar y a lanzar con las cañas de spining. Pero voilá, la sorpresa era aún mayor puesto que ni siquiera picaban, y además empezamos a escuchar sonidos raros.

–   Paco, ¿tu estás escuchando una especie de chasquido y silbidos?

Sí Rafa, y además no te quería decir nada porque pensaba que eran imaginaciones mías.

Tras esto nuestras caras eran de susto más que de otra cosa, puesto que confirmamos la presencia de delfines en el lugar cuando apuntando con las luces al agua pudimos ver de refilón alguna que otra sombra de enormes dimensiones. Ellos eran los verdaderos comensales del festín, así que pusimos pies en polvorosa y no detuvimos el paso hasta llegar a la piedra. Dejamos incluso de hacer curricán, íbamos asustados. No se que le pasaría por la cabeza a Paco pero yo ya pensaba que con esos bichos por allí poco íbamos a pescar ese día…

Otro susto más, ahora el carrete

Una vez en el sitio se me presentó otro problema, el carrete de spining me empezó a dar fallo hasta llegar a tararse y quedar totalmente inutilizable en el primer lance. Así que me las tuve que ingeniar y buscar una solución que fue largar el aparejo hasta el fondo y marcar con la pestaña de la bobina del carrete la profundidad. De ese modo podía continuar haciendo jigging ligero y en caso de picada dejar la caña en el cañero e izar el pescado a mano. Y aunque todo esto que a priori parecía un engorro, terminó siendo una técnica infalible hasta el punto de que tras las primeras caballas que fueron destinadas al aparejo de vivo, también pude hacerme incluso con la primera corvinata de la jornada para sorpresa de todos. Recuerdo las risas de Arturo y Paco cada vez que tenía una picada y tenía que subirlo a mano, aunque como a todo lo que te pasa en la pesca, acabó hasta gustándome e incluso disfrutaba las picadas con otra sensación. Y así seguimos toda la mañana, con un carrete totalmente bloqueado y con un Sagarra para el vivo que Paco me dejó porque días antes había tenido que dar de baja otro carrrete.

54Esc_01 ©PESKAMA2013

La primera corvina de la mañana izada a mano.

El día apuntaba bien, y las picadas se fueron sucediendo sin cesar. Caballas y jureles no daban tregua hasta el punto que desistíamos por ratos de lanzar el aparejo ligero puesto que ni siquiera llegaban al fondo donde queríamos tentar a las corvinas, verdadero objetivo de todo el año. Pero aparte los cebos vivos también estaban siendo atacados y además en las cañas de los tres integrantes de la expedición del día. Sin duda, esas piedras estaban dando sus mejores frutos y sería un colofón perfecto a la visita que nos había hecho Arturo.

54Esc_02 ©PESKAMA2013

Otra corvina madrugadora que no hizo ascos al vivo.

Pero lo mejor estaba aún por llegar, hasta ahora casi todas las capturas de corvina estaban siendo devueltas al agua por su escaso porte, y tan sólo media docena de ellas habíamos embarcado entre todos y que sí estaban entradas en carnes. Con esto, a eso de las 10,30 h. de la mañana Arturo da el toque de queda y pasamos a la recogida del material para tener una vuelta tranquila. Este es el momento en el que recuerdo cómo uno de los días de la semana anterior no recogí las cañas y tuve una fuerte picada de vuelta a la orilla de la que salió victorioso aquel pez que solo me dejó los anzuelos limpios, ¡bendito recuerdo! Todo estaba recogido, todos los equipos listos para la vuelta, todos menos una de mis cañas…

De vuelta a casa

Puestos en marcha y camino de vuelta, Paco sacó uno de los grandes manjares que su madre siempre recuerda poner junto al equipo, esos platanitos que se comen solos.

Reponiendo fuerzas para la vuelta

Reponiendo fuerzas para la vuelta.

Esta parada fue la causante de que Arturo se nos escapara un poco por lo que rápidamente empezamos a palear para llegar todos juntos a la orilla, pero al cabo de unas diez o doce paladas… el carrete Sagarra empieza a dar vueltas y a emitir ese sonido tan característicos. Cuando lo escucho dar vueltas siempre me viene a la cabeza ese ruido inconfundible que todos los moteros saben reconocer: el motor de una Ducati. Para mi, el Sagarra es la Ducati de los carretes.

El pez está clavado. Comienza la batalla.

El pez está clavado. Comienza la batalla.

¡Picada, picada! Le gritaba a Paco que iba a unos metros por delante. ¡Qué emoción cuando gritas esas palabras y escuchas como sale hilo y el Sagarra se retuerce! Mientras gritaba y engancho la pala al kayak veo la magnitud de la picada y empiezo a emocionarme. Este es uno de los mejores momentos, cojo la caña y justo cuando la tengo en mis manos ese animal me demuestra de que es capaz dando una carrera que a punto está de tirarme del kayak. Mi postura, cejado a la línea y el cañero situado un poco por detrás de mi cuerpo hacen que casi me vaya al agua. Es esto lo que hace gritar a Paco que viene a mi popa ¡Ese es bueno Rafa, ese es muy bueno!

Comienza la batalla

Paco que difruta de esto como él solo empieza a decir sin parar: ¡despacio! ¡suelta hilo!¡no destenses!¡recoge un poco!¡no te pongas nervioso! A lo que yo le contesto: ¡Paco, tranquilízate tú, que este no se va ya! Jajaja todos los amigos que han tenido la posibilidad de pescar con Paco saben a lo que me refiero.

Primeras carreras de la corvina con el kayak a remolque.

Primeras carreras de la corvina con el kayak a remolque.

Y aquí comienza una batalla de dos horas que ni en mis mejores sueños pude imaginar. Desde un principio, y viendo la picada y como soltaba hilo lo supimos, era corvina, y corvina buena. La batalla comenzó con unas carreras hacia el fondo y hacia levante. Todos estos movimientos aguantados y siempre jugando con el freno, ese freno de tantos años y que debes ir ajustando continuamente. Para cada carrera, para cada respiro, para cada recogida, para cada bombeo… para cada paso que das ante un ejemplar así debes controlar el freno.

Sintiendo el pez entre nosotros.

Sintiendo el pez entre nosotros.

Con todo esto, vemos la llegada de Arturo que venía presto a la llamada de Paco indicándole mi pelea. Desde que llegó y vio mi caña se dió cuenta de la envergadura de lo que tenía entre manos. Venía a por corvinas y allí estaba una de buenas proporciones.

54Esc_12 ©PESKAMA2013

En plena batalla.

Es impresionante la fuerza de estos animales y como son capaces de remolcar el peso del kayak y el mío. Todavía recuerdo las bromas de Paco recordándome lo que yo le decía el día que el pudo coger la corvina con el equipo ligero: “Que pasa Rafa, ¿que tu tampoco quieres volver remando verdad?”. Y entre bromas, sustos y tirones Arturo intentaba avisar a su familia, esa familia que lo esperaba tempranito para volver a Málaga y que seguramente llevase un tiempo esperándolo. Pero nada, en ocasiones la cobertura, en otras la batería, los padres de Paco llamando al hotel y nada podía localizarlos. Esta es otra de las cosas con la que también, los que salimos a pescar debemos ingeniárnoslas para contentar a las familias, tarea a veces complicada.

Ya se ve el plomo

Tras aproximadamente hora y media de carreras, cubazos de agua por encima para calmar el calor y el sudor, dolor de brazos, de espalda y de una sonrisa de oreja a oreja, conseguimos ver el plomo. ¡Ya se ve el plomo! Inocente de mí pensaba que ya estábamos llegando al final. Cada vez que veía el plomo, a su vez el pez veía el kayak y volvía a sacar fuerzas de flaqueza para un nuevo tirón hacia el fondo. Una vez llegado al fondo podía sentir como el pez respiraba y se oxigenaba, tiempo que aprovechaba para bombear y subirlo de nuevo hasta donde me dejaba. No os podría decir cuántas veces pude decir esa frase, pero seguramente más de treinta, y en todas ellas suspiraba porque fuese la última.

Ayudando a orientar el kayak para mantener el pez siempre por proa.

Orientando el kayak para tener el pez siempre por proa.

Cada vez que subía el plomo Arturo y Paco se acercaban para intentar ver algo y ayudar en lo que fuera, siempre orientando mi kayak para que pudiese trabajar más cómodo. Y en estas, ¡Arturo pudo localizar a su mujer! Y contarle todo lo que sucedía para al fin poder estar más tranquilo y guardar por fin el móvil para estar centrado.

La primera visión del pez

Se notaba, se podía ver como ya no era lo mismo. Los tirones no eran tan bruscos, las carreras al fondo eran mas cortas y el bombeo era mucho mas fácil. Y por fin el plomo no se volvió a hundir, se quedó fijo. Tiraba un poco pero ya no podía bajar y el hilo aguantaba esa presión. Y fue cuando la vimos…

54Esc_03 ©PESKAMA2013

Impresionante reflejo de la corvina bajo el agua. Increíble.

Pasó por debajo del kayak de Paco que se echó las manos a la cabeza quedándose mudo, se acercó a Arturo que exclamó: “¡Madre de Dios!” y la vi. Que os puedo decir, no sabría explicar que puedes sentir después de dos horas luchando contra un animal que ni siquiera ves y que de pronto ves una mancha de más de metro y medio, que ves su aleta y es como dos palmas de una mano abiertas, que ves las caras de tus compañeros, las risas nerviosas. No sé qué decir, no sé qué pensé, no sé qué sentí… Pero me encantó.

Ganando la batalla, las últimas carreras

54Esc_04 ©PESKAMA2013

Últimos coletazos y preparando la operación de izado del pez.

Pero todo no estaba terminado, quedaba una tarea muy delicada. ¿Cómo coger y subir un animal de ese porte a un kayak? Una vez que estaba panza arriba y después de todas las exclamaciones, risas, gritos y festejos tocaba algo muy delicado. Para ello, tanto Arturo como Paco se colocaron de forma paralela a mi kayak y Paco con un bichero y yo con otro aseguramos bien la pieza, sin esos nervios de fallar en el último momento. Que tranquilidad cuando ya la teníamos embicherada, ¡ya es nuestra! Ya sí que sí.

54Esc_05 ©PESKAMA2013

Por fin, la corvina asegurada.

No me imagino como debe ser subirla sin ayuda, si no fuera por mis compañeros de fatiga hubiese sido casi imposible. Debían sujetarme el kayak porque cada vez que intentaba subirla, el kayak se volcaba hacia ese lado. Me tenían agarrado el kayak, cada uno por un lado y fue como pude subirla. Recuerdo el peso sobre mis piernas y las escamas (como lentes de gafas) arañándome las piernas, pero que gozada admirar ese ejemplar.

54Esc_06 ©PESKAMA2013

Reto superado. Esta vez si gané la batalla.

54Esc_07 ©PESKAMA2013

Compartiendo la captura con los amigos.

54Esc_08 ©PESKAMA2013

Felicidad al máximo entre todos.

54Esc_09 ©PESKAMA2013

Colosal envergadura. Una boca de miedo.

Una vez asegurada pasamos a los abrazos y muestras de satisfacción. Que alegría nos rodeaba. Pero ahora quedaba la vuelta, con el peso de más y el cansancio de toda la batalla. Recuerdo como el kayak estaba casi a ras de agua, pasando agua por encima de mis piernas de un lado a otro del kayak.

Una vez desembarcados en la orilla, volví a subir esos 54 escalones con la sensación de que ese día quedaría enmarcado en mi memoria para siempre.

Todo el kayak para la corvina

Todo el kayak para la corvina.

54Esc_11 ©PESKAMA2013

El disfrute siguió en casa con la familia y amigos.

Rafa Cáceres, Equipo Onuba ©PESKAMA2013

34 comentarios to “54 escalones para la gloria”

  1. Mariano(jufrabu) said

    Muy buena Rafa!!!

    Grandes los compañeros de jornada!!!

  2. Torre said

    Impresionante Rafa, enhorabuena y espero que puedas gozar de estos momentos en muchas otras jornadas.

  3. Fernando "El Leñero" said

    Enhorabuena Rafa,un articulo muy bien detallado,que nos haces sentir como si estuviesemos alli presente.
    Tuvo que ser una lucha agotadora,pero tiene que ser una sensacion enorme cuando ya la tienes arriba,me has hecho disfrutar especialmente.
    Suerte en las proximas salidas,un saludo.

  4. Bueno Rafa, te doy de nuevo la enhorabuena que ya te dí ese día.
    Comparto contigo esas sensaciones descritas, es algo inolvidable. Se te queda grabado en la mente como uno de los mejores tatuajes.
    Ese día era el tuyo, acompañado con dos de los mejores pescadores de Kayak, que conozco en España, esa no se te podía escapar. La última fase de la captura, bichearla e izarla, es uno de los momentos con mas tensión y en los que puedes perder la captura, que morirá indiscutiblemente después de esa batalla librada, que es a vida o muerte (para la corvina, claro).
    Bueno, Rafa. Nos vemos el próximo día.

    Un abrazo,

    Angel Luis, Mojarra.

  5. Fantastico relato que da honor a una magestuosa captura, enhorabuena a todo el equipo Onuba; os deberiais llamar los “Corvinators Predators”, ya que los 4 grandes ejemplares de estas especie que he visto expuesto en este blog han sido realizado por vosotros.
    Por curiosidad ¿con que metodo la habeis capturado?, si ibais paleando, podría ser quizas ¿currican de fondo? y ¿en cuantos metros de profundidad os encontrabais en el momento de la picada?; en mi zona no son muy habituales las corvinas, pero siempre es bueno saber que fondos frecuentan.
    Ah! y ¿que peso arrojo la pieza? parece que pasa de los 30 kgrs. ¿no?

    Bueno ya no pregunto mas..jeje. Lo dicho enhorabuena y a por la siguiente, que se que viendo los “maquinas” que estaís hechos, no tardara mucho. Xao

  6. Juan José Gener. Amelia said

    Killo. Me alegro mucho de vuestra captura, que siendo desde un barco difícil,….desde un kayak, debe ser la repara. Un abrazo.

  7. Pescaatot said

    No se si he sufrido más por si se escapaba la corvina en una de las carreras o por el hecho de que Caballa no lograba localizar a su mujer… Uf, vaya dos embolaos se simultaneaban, jaja, menos mal que al final había una fantástica justificación.
    Rafa, nada mejor que meter tu gran record ante estos dos fenómenos. Seguro que ese día, a pesar del esfuerzo con la corvina, subiste esos 54 escalones más rápido que nunca.
    Saludos y enhorabuena.

  8. Medregal said

    Menuda corvina, ENHORABUENA. ¿Sacasteis algo a jigging?
    Saludos, David.

  9. Pasaor said

    Muy bien redactado, excelente artículo. He disfrutado mucho leyenda la jornada de pesca que tuviste y menuda corvina, todo un lujo.

  10. Rafa que artículo mas detallado nos pones los nervios a tope leyéndolo ,…sensacional colofon con esa Corvinata… 2 buenos ayudantes te buscaste para subir tremendo animal..Un abrazo a ese equipazo.

  11. Raulubi said

    ¡¡Pedazo de corvina te marcaste figura!!!

    Aún recuerdo cómo vivimos todos esa lucha, aunque esta vez me tocara seguirla al igual que a Ángel vía móvil, la disfruté como si hubiera estado presente, aunque hubiera dado lo que fuera para estar con estos tres fieras kayak con kayak durante esas dos horas.

    Rafa esa corvina ya son palabras mayores, seguro que tendrás más oportunidades esta temporada de vértelas con ellas .

    Arturo, este año ve buscando hueco en las vacaciones que fijo una de las grandes te está esperando y ojalá esté yo allí para vivirlo.

    Un abrazo.

    Raulubi

  12. Sar-dina said

    Como ya le comente a paco, enhorabuena por tan maravillosa pieza y mis felicitaciones por tan buen relato, el trofeo en si tiene doble valor si cabe, ya que no solo es una pieza de muy buen porte y dificil de conseguir, si no que a demas la pescateis con un sagarra, asombroso y nostalgico dia de pesca, felicidades a todos.

  13. miguelmq1 said

    Magnifica captura, y relato.

    Saludos, Miguel.

  14. javier said

    Magnífico relato,enhorabuena por la captura y por el magnífico lugar donde sucedió.Vivo todo el año en Matalascañas y cada día escucho a unos y a otros sus encuentros con las hemosas corvinas,acabo de comprar un kayak en la tienda del amigo Diego y Jesús,así que la próxima primavera y verano,os contaré lo que ma va ocurriendo.

    Saludos

    javier-Ambos Mundos

  15. Davidman said

    ¡Que gran jornada de peskayak! Desde el dique seco, felicidades.
    Un saludo a todos.

    David.

  16. Muy lindo relato, da envidia sana de ver esa captura, aqui en Fuerteventura suelen engancharse algun ejemplar de ese porte, pero hay que tener mucha suerte..llevo tres años pescando en kayak, muchas piezas pero de regular porte…pero lo que mas me interesa de este tipo de pesca es la sensacion de libertad entre tanta naturaleza, muchas felicidades a ti y a Peskama que esta magnífica captura.

  17. Qué captura mas impresionante Rafa,desde luego da igual 54 escalones que 108 si al final la jornada de pesca te depara sorpresas como esta.

    Seguro que la disfrutaste mucho mas teniendo como compañeros a estos dos grandes maestros,un dia para no olvidar.

    Genial el artículo
    Un abrazo

  18. Txubaskos said

    Rafa, que jornada más buena. El inicio me ha recordado la distancia entre el comienzo de la playa y la llegada a la orilla en marea baja, donde yo suelo salir en Oriñon. Y se te hace eterno. Y no llegas nunca. Y peor a la vuelta que el kayak pesa mucho más, y encima se hinca más en la arena…
    Pero con esos compañeros merece la pena todo. Con Paco y el equipo Onuba, con el que espero coincidir algún día (por ejemplo este año). Con Arturo, incluso pendiente de dar el parte a la comandancia domiciliaria (menos mal que llegaste a conectar). Todos ellos deben dar una confianza en el agua y una alegria que ya. Y que conste que no me quejo de mis compañeros, en absoluto. Pero espero que todos podamos conocernos y hacer unas risas.

    Enhorabuena por la jornada y por su colofón. ¿Que te llevaba el kayak? Jo, con el tamaño de ese bicho lo raro es que no terminaras en la atlantida.

    Enhorabuena, de nuevo, y gracias, me lo he pasado bomba leyendote. Y viendo el video he subido y bajado las dichosas escaleras.

  19. Maika Anelo Sanchez said

    Oleeee mi primooo qué pedazo de captura,eso sí que es ser un buen pescador,un abrazooo

  20. amish said

    no tengo palabras…impresionante…enhorabuena, creo a bordo de un kayak no hay muchas oportunidades de vivir una experiencia así.

    una cosa, ayudaría mucho a los demás que describieras el equipo usado, ibas preparado para ese bicho??? la caña no parece doblarse mucho…

    pd.- está claro que el kayak es un deporte muy completo, aunque suene un poco gay decirlo vaya cuerpazo el de la foto de Arturo a spinning jejeje¡¡¡

  21. Raspacejo said

    Vaya tela con la escalerita…. Mi enhorabuena por esa majestuosa pieza, una gozada poder disfrutar de esos momentos. Estoy seguro que repetiréis experiencia este año. A ver como se da.
    Saludos.
    “Raspacejo”

  22. Paco Ramos-Kurrican said

    Qué decir a uno de mis mejores amigos con quien he compartido grandes momentos de mi vida y que en esta ocasión pude vivir sin lugar a dudas uno de los mejores recuerdos aunando pesca y amistad por partes iguales.

    En pescas como éstas siempre nos sale decir “vaya corvina que hemos pescado”, pues al igual que otras capturas que hemos hecho el resto del grupo las sentimos como nuestras, y no únicas de uno solo, tras haber estado allí en primera persona y haber pasado tantas fatiguitas previas para conseguir un resultado como este y aunque sea Rafa el gran protagonista, todos nos sentimos igual de orgullosos que si la hubiéramos pescado nosotros mismos.

    La satisfacción creo que no hay más que verla en nuestras caras. Y sobre todo me alegro mucho de que Arturo estuviera allí para disfrutar de aquella captura, más aún después de muchos días en busca de una pieza como esta y de un viaje preparado a conciencia, con la familia incluida, para pescar la corvina.

    Me alegro un montón por Rafa, y me enorgullezco de tener amigos así. Ya sabes que para mí la alegría de aquel día fue igual que la tuya y disfrutamos y seguimos haciéndolo aún hoy en día cada vez que recordamos esta hazaña, amén de otras tantas previas y las que tienen que estar por venir.

    Te mando esta enhorabuena pública que mereces, y te/nos auguro muchas más vivencias como esta.

    Un abrazo.-
    Paco Ramos, Kurrican.-

  23. Paco Ramos-Kurrican said

    Aprovecho este nuevo comentario para contestar a quienes habéis hecho alguna pregunta sobre caña, técnicas, etc…puesto que el amigo Rafa lleva unos días de trabajo hasta arriba y no va a poder entrar por aquí y ver los comentarios y responderos hasta mediados de semana por lo menos.

    — PuntaCarnero: no estábamos practicando el curricán de fondo propiamente dicho. En este caso como habrás leído se trataba de el mismo aparejo de pesca con pez vivo para ser empleado a la deriva sobre las marcas. Normalmente recogemos todo el material para hacer la vuelta más rápida, pero en esta ocasión Rafa dejó largado el aparejo a “modo de curricán de fondo”, pero realmente no es así, consiguiendo la picada de esta gran corvina. Los fondos que manejamos por aquí no van más allá de los 12-15 metros según zonas, pero las corvinas te las puedes encontrar desde la propia orilla. La cosa es encontrar marcas y zonas de paso más querenciosas lo cual lleva mucho tiempo previo de estudio.

    –Medregal: a jigging se consiguieron alguna corvinata pequeña que soltamos, normalmente el jigging lo usamos para conseguir el vivo y poco más, además que este día concretamente era tan abundante que dejamos de practicarlo puesto que aún con jigs grandes nos era imposible llegar a la zona de corvina en el fondo.

    — Amish: para este tipo de peces debes ir siempre preparado a conciencia. En este caso, la caña es de la marca Hiro, especial Jigging. Es durita pero muy sensitiva, ya que es de un solo tramo y muy ligera. El carrete que le acompaña o debería haberle acompañado es un Mitchell que sucumbió días antes, así que la opción más segura y que no te quepa duda, fue el Sagarra mod. 80 que siempre cumple. Hilo del 0,50 mm, y bajos de fluorocarbono en 0,62 mm. Todo orientado al vivo y sobre todo a la corvina, por lo demás un poco de paciencia y pericia para ganarle la batalla al pez.

    Saludos.-

  24. Caballa said

    Aún recuerdo la amplia sonrisa que le quedó para el resto del día a nuestro buen amigo Rafa, y es que su alegría es siempre contagiosa!!

    Fueron unos días fantásticos pero a la vez desesperantes porque si bien lo intentamos de todas las formas posibles las únicas corvinas que salían eran las llamadas corvinatas por su menor peso… de las que cabe destacar la efectividad de nuestro amigo, compañero y colaborador de Peskama, Raúl Laglera al que todos conocemos como Raulubi.

    Pero ese último día fue realmente mi mujer, a la que tuve en vilo toda la mañana porque no había forma de contactar con ella y la gran picada apareció justo en el momento que ya teníamos planeado salir del agua para poder llegar a tiempo de completar la salida del Hotel, la que nos empujó a pescar… sus palabras fueron: “hoy es el día, hoy cogeréis una gran corvina”
    Y así fue, pero lo que no me imaginaba era que para llegar hasta la playa desde la acogedora casa de Paco Ramos “Kurricán” había que bajar nada menos que 53 escalones que fui contando a medida que íbamos bajando uno a uno los tres kayaks de esta aventura, y que después de los temporales se han convertido en 54… llegando a la playa le dije a Paco “un buen título para un artículo, 53 escalones para la gloria… ahora solo falta coger un gran pez!”

    Fui el primero en palear de vuelta y casi llegando a la orilla recibí una llamada de Paco invitándome a volver hasta su posición porque Rafa estaba en combate! y menudo combate!!
    Toda la inexperiencia que se le suponía se fue convirtiendo en destreza para con mucho tiento y paciencia levantar hasta su kayak un enorme y precioso pez, no podré olvidar su primera aparición, majestuosa!
    Y después de casi dos horas de paciente y tenaz lucha teníamos sobre nuestros kayaks una corvina que nunca olvidaremos, fruto no solo de la pericia de Rafa como pescador, sino de una constante y muy trabajada búsqueda de lugares en los que ejemplares como éste acuden a alimentarse en las primeras horas de la mañana, un trabajo bien llevado por el Equipo Onuba que ha dado y dará muy buenos frutos.

    Mi más sincera enhorabuena Rafa, pescaste un gran pez y demostraste una gran maestría para doblegar a tu favor una titánica lucha.
    Gracias por hacernos vivir una increíble aventura

    Un fuerte abrazo
    Arturo “Caballa”

  25. OLYMPO I said

    Enhorabuena yernecitos, ya conocía la aventura, pero lo que me ha impresionado es el relato y presentación de una jornada de pesca en
    kayak, con final sencillamente impresionante.
    Un abrazo PEPE (OLYMPO I)

  26. alex said

    Impresionante pesca y relato , mis más sinceras felicidades por semejante pesqueron. Salu2! Buen disfrute.

  27. Balague said

    Magnífico artículo con una espeluznante captura,enhorabuena por la corvina e inmejorable compañia….por cierto que valor tienes para subir y bajar 54 escalones con el kayak ,sois unos craks!!!
    saludos balague

  28. Gracias, Paco, por aclarar mis interrogantes sobre la tecnica empleada.
    Ademas, la exposicion de la penitencia que tiene que pasar para bajar el kayak a la playa me hace reflexionar sobre mis quejas de tener que echar el kayak a la baca del coche; la verdad es que me quejo por nada.
    Pues nada, quedo en espera del siguiente relato del equipo Onuba, hasta pronto.

  29. Champion said

    Excelente!!! También se podría titular “Stairway to Heaven”, porque pescar un ejemplar así con Arturo y Paco de testigos tiene que ser parecido a estar allí arriba.
    Mi más sincera enhorabuena, por la captura y por el relato.
    Un saludo.
    Carlos “Champion”

  30. elkayakderoni said

    Joder que bien ganada está esa partida, la verdad que se quitan las ganas de salir si cada vez que tienes que ir has de hacer ese vía crucis………enhorabuena y felicidades a los tres, no sé qué más decir, me he quedado alucinado, jajajaja…

    Un saludo

  31. Rafa said

    Antes de nada me gustaría agradecer a todos aquellos que me habéis felicitado por el artículo, tanto por aquí como por el móvil. Pediros perdón por mi tardanza, pero llevo unos días con mucho jaleo y me ha sido imposible contestar. Menos mal que tengo a mi amigo Paco que me hace los honores.

    Deciros que cuesta bastante subir un animal así, y que está claro que algo de mérito tiene mi empeño, pero nada sería posible sin todo el conocimiento y ayuda de mi compañero Paco “Kurrican”. Me encuentro con mucha gente que me comenta qué suerte la mía y a todos le digo lo mismo: no hay tanta suerte en esta captura. Los aparejos, el cebo, la zona, la técnica, y mil aspectos más que sin duda he ido aprendiendo y sigo sin conocer del todo. Tengo el privilegio de que mis jornadas de pesca siempre sean en la compañía de grandes maestros y con ellos, la suerte queda a un lado.

    Espero que podamos disfrutar de otro relato parecido muy pronto.

    Me gustaría saludar y dar las gracias a otros dos compañeros con los que he disfrutado bastante en estas jornadas de pesca como son Angel-Mojarra y Raulubi. Un abrazo enorme para ambos y esperando que Raulubi deje alguna pista de su verano, porque ha sido impresionante.

    Un abrazo a todos y gracias una vez más.

    Buena pesca. Rafa.

  32. delcondado said

    Que maravilla de día y de gente, rematándolo con una pedazo de captura. ¿Qué se puede pedir más para los amantes de esta pesca?. Enhorabuena.
    La zona la conozco bastante bien y ya se sabe que aquí los delfines aparecen cuando menos te lo esperas, señalizados por sus amigas las gaviotas. Impresionan porque al salir a respirar bufan como un toro y sobre todo cuando el grupo gira alrededor del kayak, creo que será por curiosidad, porque igual que llegan se van. Son inofensivos para nosotros.
    Lo dicho, enhorabuena por el día y gracias por compartir este artículo.
    Un saludo.

  33. lagarto said

    Enhorabuena Rafa por tan magnífica captura, estoy seguro que esos 54 escalones merecieron la pena, un gran relato con el que disfrutar y recordar.
    Un saludo.

  34. Manu said

    enhorabuena Rafa!
    Yo tambien pesco en Huelva los veranos en mi kayak y estoy en el Calavera Kayak.
    Vaya envidia sacar un biharraco de esos compañero!
    ENHORABUENA!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: