PESKAMA

Pesca en kayak en el mar

  • Categorías

  • ¿Qué publicamos en…?

    Radio VHF - La emisora Marina a Fondo (2012) Autor: Luis "Carcharinus" radiovhf2_165

    La culpa fue de mi Hermano (2011) Autor: Juan "Argonauta" jg_09_q65

    Dentones de Otoño (2010) Autor: Arturo "Caballa" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    El Pescador pescado (2009) Autor: "Txitxarro" OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    Bailando al Alba (2008) Autor: Edu "Raspacejo" pajareraBailas_165

    Horizonte (2007) Autor: Patxi Amantegui Goliat_165

    Pulse sobre las imágenes para ver el artículo
  • Comentarios recientes

    kayadoc en Como en el Trópico
    Margarita Fernández en Que hacer en caso de: picadura…
    rafa en Test del Freedom Pesca de Perc…
    Jose en La sonda de pesca
    Alex en Turbina propulsora para k…
    juan en Pescando Bacoretas desde …
    Ruben en Radio VHF – La Emisora M…
    Francisco en La sonda de pesca
    Sir Owens en Boya rápida de fondeo para…
    peskol en Boya rápida de fondeo para…
  • Utilidades

  • Archivos

  • Registro

  • Introduzca su correo eletrónico para suscribirse a Peskama y recibir notificación de las actualizaciones y novedades del Blog.

    Únete a otros 2.670 seguidores

  • Habla con nosotros

    Peskama en Skype
  • Síguenos en Facebook

  • Síguenos en Twitter

    Peskama en Twitter
  • Noticias

    Colaboración de Walter Tanero

    hg&tanero2_165

La culpa fue de mi hermano

Posted by Argonauta en 5 diciembre, 2011


La culpa fue de mi hermano. ¡¡¡ALABADO SEA!!!

Saludos a toda la comunidad de pesca en kayak y a los amigos que tengo en ella. Gracias a PESKAMA y colaboradores,  sobre todo a Arturo “Caballa” por todo su apoyo, consejos y sobre todo por su tiempo, que si es verdad vale oro, tiene que ser millonario y no me cabe duda de que lo es en felicidad y amigos.

Como dije, la culpa de que hoy esté por aquí contando mis aventuras y desventuras con esta modalidad de pesca, la tiene mi hermano, Jorge “Skorpio” por cierto ¡¡¡ALABADO SEA!!!

Antes de pasar a contar esta historia me voy a presentar…

Mi nombre es Juan A. Guadalupe,  Juan “Argonauta”, nací en 1969 y llevo dos años y pico pescando en kayak, el primer año por la zona de Motril-Costa Tropical y este segundo por el Algeciras – el Estrecho de Gibraltar. Cosa de los destinos de trabajo.

Mi primer contacto con la pesca se la debo a mi abuelo, que nos llevaba a pescar aprovechando nuestros veraneos en Torrenueva (Granada). Utilizábamos chambel, caracoles y trocillos de gamba, por lo que la pesca no resultaba demasiado cuantiosa,  pero recuerdo que me emocionaba.

Después no volví a pescar hasta los  38 años cuando Jorge “Skorpio”, mi hermano, me llevo a coger caballas con la caña de mano al puerto de Málaga, me emocioné con las picadas y carreras, pero la experiencia que me sirvió para constatar que la pesca desde tierra no era para mí.

Jorge “Skorpio” por aquel entonces me hablaba de lo emocionante que era pescar en kayak, me había pedido un neopreno para meterse en invierno con su kayak de por aquel entonces, un kayak hinchable. Yo pensaba mi hermano está “zumbao”, no sólo por pescar en kayak, también por hacerlo desde uno hinchable y para más INRI en invierno, “zumbao” no, realmente pensaba que estaba” loco”.

Afortunadamente me convertí a esta modalidad de pesca.

Motril y la Costa Tropical

Con 40 añitos y destinado en Motril decidí comprarme un kayak para remar, me decanté por un Bic Bilbao de 2º mano que no era de mi gusto, pero sí del de mi bolsillo. Antes de estrenarla mi hermano me dijo, toma, llévate estas muestras, acepté las muestras y me hice con un chambel, no tenía cañeros.

Resultado

Horas de curri = 5             Capturas = 0

Observaciones: motivación por la pesca en kayak= 1098985 ­

.

Al día siguiente me estaba comprando una caña, un carrete, muestras y buscando el sitio para acoplarlos en el kayak y con una ansiedad por salir, que no conocía hasta el momento.

Para colmo cogí un par de caballas y un jurel, ¡¡¡uff, me sentía triunfador!!!  Ahora pescar tenía otro matiz que lo hacía mucho más interesante, estaba en el agua con mi embarcación ¡Qué sensación más placentera!

Después de un mes de subir escaleras con el Bic Bilbao sin ayuda, cambié a un kayak más corto, un  Ripper de Wilderness con cañeros empotrados que cabía en mi furgoneta, ya no tenía que subir el kayak todos los días. Empecé a salir más y me hice de otro equipo de pesca para poder hacer curri con dos cañas.

Resultado

Capturas= aumenta el nº de caballas, jureles y algún bonito del sur.

Mi tiempo libre= se lo dedico a la pesca en kayak, de forma casi enfermiza.

.

El culpable” y yo decidimos ir de viaje he intentar probar suerte por otros lares. Asturias y Galicia fueron nuestros destinos.

Jorge “Scorpio” en el descenso del Sella.

Yo por aquel entonces sólo quería pescar al curri, el estar parado me aburría y aunque Jorge “Skorpio” me había intentado abrir la mente, seguí encabezonado.

Fue en aquel verano del 2009 cuando “el culpable” me habló del jigging, a mi me sonaba a chino y no iba yo muy desencaminado con esta técnica de origen japonés.

Fue también la época en la que el Jorge me habló de  PESKAMA.

Resultado

Viaje = inolvidable lleno de sensaciones y vivencias positivas.

Capturas = muy pocas, si hubiéramos tenido que subsistir de la pesca… RIP.

.

A la vuelta del viaje mis capturas mejoraron y conseguí capturar otras especies diferentes a los habituales jureles y caballas, las albacoras o melvas.

Después de un parón, en la primavera del 2010 comencé a pescar fondeado y sin sonda ni GPS conseguí encontrar varias marcas que por fin me permitieron divertirme en esta modalidad. Aunque no muchos, ni muy grandes, conseguí capturar sarguitos, besugos, algún parguito.

Por suerte, en un mismo día capturé tres brótolas (phycis blennoides) de 3, 2’6  y 2 kilos.

Una vez más decidí cambiar de kayak, una vez solucionado el  problema del espacio. El Prowler 13 fue mi elección y no pudo ser más acertada, la verdad es que es un kayak muy completo y versátil.

El estreno no pudo ser mejor, capturé alguna brótola más, una llampuga, sargos, pargos.

Pero además con este kayak empecé a realizar desplazamientos más lejanos y algunas travesías de un día.

Resultado de mi estancia en Motril

Amaneceres y puestas de sol increíbles, lunas alucinantes.

Vistas de la Costa Tropical desde el mar con sus pueblos blancos, de fondo Sierra Nevada.

Más increíble y alucinante todavía cuando lo tienes todo a la vista navegando en silencio.

Sin olvidar la emoción de las capturas, el ejercicio y el deleite gastronómico.

¿Qué más se le puede pedir a un lugar y a una afición?

.

Algeciras y el Estrecho de Gibraltar

En verano del 2010 no pude salir ni un día, pero en septiembre como antes dije me destinaron a Algeciras. Así pues comencé mi andadura por esta tierra y mar tan salvajes.

Me establecí en una vivienda muy cercana a la playa de Getares, desde la cual podía acceder al mar con el kayak imaginaos…Al principio no salía de la bahía, todo el mundo me decía que era muy peligroso. Poco a poco me fui metiendo en el estrecho, me di cuenta de que teniendo un poco de cabeza (mirando previsiones, etc.) se podía salir por allí sin miedo, pero con respeto.

 Una de las apreciadas lubinas (dicentrarchus labrax) capturada en el Estrecho.

Con el curri seguí sacando  jureles, jurelas,  por fin algunas lubinas y conseguí capturar más un espetón o barracuda, una de ellas de  unos 5kilos y cercana a 1m de longitud ¡¡¡Cómo disfruté de sus carreras!!!

Os cuento. Venía ya de vuelta de hacer curri,  no había picado nada en las piedras en las que buscaba lubinas. Seguía con las muestras echadas disfrutando del mar y de la vista del Estrecho a la vez que paleaba.

De repente una picada me saco cerca de la mitad del sedal. Estuve un buen rato recuperando la línea, pero cada vez que la acercaba al animal al kayak, carrerón sacando metros y metros de hilo, incluso con el carrete de spinning  totalmente tarado. Qué energía tienen estos peces pelágicos de aspecto aterrador. Tras cuatro vertiginosas carreras conseguí ver que se trataba de un Espetón (sphyraena, sphyraena), el monstruito aún no se había rendido y  todavía sacó un poco de sedal antes de sucumbir.  No me cabía en el salabá y no llevaba bichero, así que lo tuve que izar del hilo. Lo hice sin problemas estaba bien enganchado en las poteras.

Puse la cabeza mirando hacia mí, no tuve miedo pero pensé, como le dé por morder…  Lo cogí por las agallas e intenté que no sufriera más tiempo. Lo até e intenté echar atrás, pero no cabía, al final lo tuve que llevar en la bañera.

Era un magnífico ejemplar y un poderoso luchador, esto hizo que la hora y pico de paleo que quedaba hasta la playa se hiciera más amena.

Un gran espetón o barracuda (sphyraena, sphyraena) que sucumbió al curricán.

Mi hermano había sembrado la semilla de la inquietud y en esta época comencé a pescar con jigs, vinilos, etc. En las navidades, mi reina maga, Isa “Limonisa”, me regaló una sonda plotter. Yo por otro lado me armé con unas cañas y carretes de jigging.

Mi primer día de Jigging

Salí de la playa de Getares sobre las 7:30 remé cerca de 3 horas hasta llegar a la torre de los frailes y comencé a “jiggear”. Al cuarto o quinto lance tuve una picada descomunal,  la carrera fue increíble. Durante un instante me quedé sin saber qué hacer, apreté un poco el freno e intenté clavar al pez, pero al hacerlo perdí la pieza. Mi adrenalina estaba por las  nubes, el corazón desbocado, estuve unos segundos quieto, anonadado. Hice un repaso mental y me di cuenta de que el freno tenía que haber estado mucho más apretado, a la vez pensé, si lo llego a tener más frenado lo mismo me hubiera tirado.

La falta de experiencia, tiempo después me di cuenta de que es difícil que un pez te tire de un kayak de pesca, el freno hay que apretarlo bien.

Eso sí, tal fue mi emoción que con un poniente considerable y luchando contra la deriva  ­estuve hasta las 7.30 de la tarde,  12 horas sin parar. Cuando llegué a tierra no podía mantenerme en pie, era enero, ya de noche, el frío apretaba… tardé un buen rato en recoger y llegar a casa machacado. Casi me duele recordarlo.

Resultado

 Jigging = una gran picada y tres picadas considerable, vinilos con marcas de dientes, etc.
Mi cuerpo = tendinitis en los hombros, posaderas doloridas y cansancio general durante 3 días.
Observaciones: otra vez, como el primer día que intenté pescar al curri, no pesco nada, sin embargo en lo único que pienso es en salir a jiggear. No debo estar bien de la cabeza.

.

Las primeras capturas con el jigging

Isa “Limonisa” en un amanecer de enero cerca del km90 en el pequeño ripper.

Volví a salir esta vez con Isa “Limonisa” (mi pareja)  cerca del faro de Punta Carnero, en una tarde estupenda de enero, que más bien parecía de primavera.  Isa capturó un pargo de unos 3 kilos que no pudimos subir a bordo, ya que el anzuelo del jig se soltó cuando me disponía a engancharlo con el bichero. Otro fallo técnico debido a la inexperiencia, repasar el material aunque este sea nuevo. Después tuve la suerte de coger otro pargo, más pequeño que el que habíamos perdido. A la vuelta “curricaneando” con el sol ya escondido llegó un espetón del que disfruté mucho con sus carreras nocturnas, la noche nos había caído encima y la experiencia fue muy emocionante.

Pargo y espetón, capturados con las técnicas de jigging y curri respectivamente.

Tras un invierno y primaveras muy duras, con mal tiempo, mala mar, salidas frustradas y muchas salidas  con picadas, pero sin peces que izar al kayak, la suerte cambió.

El 28/05/2011 Jorge había venido a pescar, el  primer día hacía mucho viento y no pudimos salir de la bahía, pero conseguí capturar una lubina  y Skorpio me mojó la oreja con un  pargo doblaba el peso de mi pieza.

Al día siguiente el 29/05/2011 pudimos salir hacia el estrecho en la zona en la que había tenido muchas picadas frustradas y como no mi hermanito “el culpable” de todo esto, se llevó la palma, un mero de unos 4,5kg. Nuestra alegría fue infinita, después de tanto intento caía una buena pieza.

Con Pancho, mi perro,  que se tira al agua para recibirme.

Tras esto, con una inyección de motivación más, llegó otro gran día (15/06/2011).

Estaba como tantas veces solo, más allá de Punta Carnero, en el Estrecho.

Al tercer lance buscando la piedra veo que la corriente de fondo cambia la dirección de mi wasabi, lo dejo caer, recojo un poquito y decido remar unos metros sin subirlo para ver si llega donde quiero. Cuando he dado unas seis potentes  paladas mi carrete empieza a sonar. “Me he enganchado” pienso, pero cuando el kayak  para, el carrete sigue cediendo metros. El corazón acelera a la vez que noto la respuesta adrenal. Cojo la caña y ¡¡¡ SÍ, ES UNA PIEZA DE BUEN PORTE!!! Aprieto el freno del okuma cedros, que ya estaba bien apretado y consigo parar al animal.  Durante un instante pienso que se ha ido, que se me ha escapado como en otras ocasiones, ya que  recojo y no parece haber tensión, mi cabeza está confusa.

¡¡¡FALSA ALARMA!!! ¡¡¡AHÍ ESTÁ!!!  Vuelve a embestir de forma brutal,  vaya tirón, empleo toda mi fuerza en traerlo hacia el kayak. Tras unos momentos donde le gano unos metros llega otra carrera.  Más adrenalina. Se para, recojo lo que puedo pero  la bestia tira y me arrastra consiguiendo meter el puntero de mi sakura shükan de 50libras dentro del agua. ¡Uff!, consigo llevarla arriba.

Sin saber demasiado bien lo que hago intento tarar más el carrete y  recojo todo lo que puedo. El animal se deja llevar oponiendo cierta resistencia y de repente intenta otra carrera. Las fuerzas se equilibran. No soy consciente de donde está el animal, tengo miedo de que se pueda escapar si consigue rozar el sedal en alguna roca.  De forma instintiva y como digo sin saber bien lo que hago, decido tirar todo lo que puedo y consigo vencer al pez ganando unos metros.

De repente, sacudida brutal que casi me tira de la barca. Otra vez  igualamos nuestra fuerza y en esta ocasión pierdo terreno, primero es el puntero pero poco a poco  a mi caña se la va tragando el agua ¡¡¡Aggg!!! ¡¡¡Arriba!!! Bombeo, le doy  unos cuantos giros a la manivela y veo una estela plateada. La pobre estaba muy cerca de la superficie y yo no era consciente de ello. Aflojo el freno pero está rendida.  Debería haber aflojado el freno antes y dejarla ir más tiempo, cansarla más, en fin, la falta de experiencia.

Una vez llegado aquí el animal se entregó,  aunque seguía tirando un poco, lo acerqué a la barca sin saber de qué se trataba y por fin  la vi, una sama hembra, la subí con el bichero que hasta entonces me había servido como carga inútil ¡Por fin me alegré de darle tanto paseo! La dejé en mi bañera tras pasarle una cuerda por la agallas y acabar con su sufrimiento. Sentí verdadera lástima, un animal tan hermoso, tan poderoso, sus ojos habían reflejaban lo mucho que había vivido y me conmovieron. Pero así es la vida, ella se alimentaba de otros peces más pequeños.

En mis brazos la “hermosa” sama.

Llegué a la playa con una felicidad que me desbordaba, supongo que es algo instintivo en algunos humanos, nos sale el cazador-pescador que llevamos dentro, salimos de la rutina del mundo moderno para satisfacer nuestros instintos más primarios.

“No comment”

En otra visita nos fuimos a buscar nuevas marcas. Jorge “Skorpio” me volvió a poner los bigotes clavando un abadejo (epinephelus costae)  de unos de 3 kilos que estaba bien sabroso.

Durante un tiempo no pude salir a pescar y tenía la espinita clavada, quería sentir a un epinephelus embistiendo hacia el fondo, mi hermano llevaba dos, un marginatus y un costae. ¡¡¡Y solo estuvo dos fines de semana de visita!!!

Un mes y un día después de capturar la sama, el 16/07/2011 tuve la suerte de clavar al esperado mero (epinehelus marginatus). No había demasiada profundidad, apenas 13-14m estaba utilizando un vinilo. Me había dejado llevar a la deriva. Había pasado  unas piedras con buena pinta y me dispuse a realizar la misma deriva. Comencé a remar con la muestra puesta, de repente noté que mi caña tiraba, llevaba el carrete bien tarado y la piragua se giró un poco, vi que la caña pegaba cabezadas y comprendí entonces que era un pez considerable.

Rápidamente me hice con la caña, algo tiraba hacia el fondo. La lucha fue no fue larga, el fondo estaba cerca y no me quería arriesgar a un enroque o a que se rozara el bajo contra las rocas. Así que me decanté por llevarlo bastante arriba. El animal estuvo luchando durante un rato tirando hacia abajo como si tuviera un punto de anclaje, pero perdió la fuerza y aproveché para llevarlo hasta donde pudiera verlo. Sí, era un bonito mero, lo dejé luchando, al rato lo acerqué más a la embarcación y pude cerciorarme de que venía bien cogido. Tomé el bajo de línea, cogí el bichero y con él icé el mero echándolo a la bañera. Allí estaba el epinephelus marginatus con su hermosa librea delante de mis ojos. Saque el cuchillo y intenté que sufriera lo menos posible.

Al fin un mero.

RESULTADO FINAL

Gano a mi hermano en Samas y grandes espetones.

Jorge “Scorpio” me lleva la delantera en Epinephelus y en efectividad.

Observaciones: el resultado no es lo que cuenta, es todo broma, lo que REALMENTE tiene VALOR es que nos LO ESTAMOS PASANDO EN GRANDE, las vivencias que vamos teniendo nos unen cada vez más y vamos aprendiendo juntos, creciendo juntos.

.

¿Qué más se le puede pedir a una afición?

Otra gran captura, ésta vez en embarcación a motor.

En mis salidas me encontraba a un veterano pescador de kayak y de todas las modalidades de embarcación, que medió algunos consejos, con el que salí varias veces. Le pedí que si algún día hacía falta me llamara para pescar un atún, me dijo que estaba difícil, pero que ya me avisaría. Tras una larga espera  a principios de julio sonó el teléfono, “¿Te vienes a pescar el atún?” Mi corazón se desbordó. “Claro, cuándo y dónde.”

Allí estaba, en el barco, con la esperanza de luchar un atún. Tras unas horas de curri por el canal navegación del Estrecho, tras haber avistado delfines y calderones lo único que habíamos conseguido era liar las líneas dos veces. Aunque Paco y Sebastián el dueño y patrón del barco son personas experimentadas, no pudieron evitar que las muestras se engancharan en la gran cantidad de algas y bolsas que había, con el consiguiente enredo en varias líneas, según me explicaban.

Cuando ya parecía todo perdido y sólo llevábamos una” muestra pescando”, se produjo la picada. El carrete parecía loco, no paraba de sonar, redujimos la marcha.  Al rato el animal dejó de tirar, había sacado unos 300m de sedal. Rápidamente llevamos la caña al sillón de combate y por consiguiente tocaba tirar del atún.

Aunque me lo habían contado no daba crédito a lo que veía, era imposible mover al animal solo con la manivela del carrete.  Mientras uno tiraba del sedal – cogiendo con un guante la tanza- el otro recogía con el equipo, a mí me tocó lo primero. No sé si esto es una técnica habitual, pero lo cierto es que si no se hacía de esta forma, el atún podía más que el equipo.

Mi pie (un 43) junto al gran atún.

Al rato me dijeron que me sentara a recoger desde la silla, yo estaba flipando. Con la ayuda de Paco comencé a recoger y de repente me dijo este, vamos dale rápido ahora. El animal se dejó llevar un rato y ahí estaba solito acercando el atún, de repente otra carrerita, “grgrgrggrrrrr”, el carrete comenzó asonar. Una vez que terminó la carrera nos pusimos manos a la obra, Paco volvió a ayudarme tirando de la línea. Por accidente le di al freno del carrete y lo quité, reaccioné a tiempo y reparé mi error sobre la marcha, el hilo de la bobina se había aflojado y se había hecho una pequeña coca,  la única opción era pasar el hilo por encima para apelmazarlo así dejar más espacio, de esta forma podríamos seguir recogiendo. Otra vez a luchar con el animal, aunque esta vez sin la ayuda de Paco. No sé cuánto tiempo estuve  recogiendo, pero ya no me levanté de la silla hasta que Paco me dijo: “Juan ya lo tenemos al lado, ahora bajo ningún concepto, pierdas la tensión del hilo, una vez que lo tengamos con el bichero hay que subirlo por la puerta de atrás. Y así fue, lo cogieron con el cloque y me fui a echar una mano. El atún casi no cabía por el vano que tenía el barco y tuvimos que dar un buen tirón para poder llevarlo a dentro.

La verdad es que fue una experiencia increíble. Desde que empecé con esto siempre soñé con pescar un atún, quería vivir esto al menos una vez en la vida y lo conseguí.

¿Sabéis gracias a quién? ¿Quién es el culpable de todo esto?

Gracias Jorge  “Skorpio” por despertar mi curiosidad y abrir mi mente, no sólo en el mundo de la pesca en kayak, también en la vida. Te debo muchos amaneceres y puestas de sol, muchas emociones, canciones y buenos ratos, te debo más de lo que te imaginas.

¡¡¡ALABADO SEAS HERMANO!!!

Juan “Argonauta”. ©PESKAMA2011

29 comentarios to “La culpa fue de mi hermano”

  1. carcharinus said

    Hola Argonauta, es un placer poder leer estas aventuras y soñarlas como si fuesen parte de la pesca de cada uno, la verdad es que consigues que nos pongamos en tu piel e imaginemos la misma emoción que sentiste.

    Un saludo y enhorabuena.

  2. Raspacejo said

    No es para menos que estés agradecido a tu hermano “Scorpio”, te metió en una buena, bueno, que te voy a contar, con tus palabras describes perfectamente lo que se siente, lo que se palpa en cada salida. Aún más tienes la suerte de que algunas veces te acompañe tu escudera, eso sí que tiene que ser un placer compañero, todos podemos pescar, navegar, disfrutar del paisaje, del silencio, del amanecer, pero solo pocos como tú pueden disfrutar de esa compañía.
    Me alegro que vaya saliendo capturas (y que capturas!!!), aprovecha y respeta esa zona, te dará muy buenas alegrías. A seguir disfrutando.
    Un saludo.
    “Raspacejo”

  3. jaimitokayakpesca said

    Leerte ha sido muy bonito ,como si hubieramos recorrido tu vida pesquera , kayakera contigo , darle las gracias a tu hermano por meterte en este fregao.. tan bonito y que lujo tener a tu pareja a pie del cañon contigo ….que te depara el futuro amigo seguro que muy buenas pesqueras , saludos desde Alicante.

  4. Iñigo said

    De lo mejor que he leido nunca sobre la pesca en kayak. No hay nada que me haya gustado más, y parecido, en estos momentos no me acuerdo.

    Muchas gracias por compartir con todos tus experiencias. Así los que no pescamos ni os**** también podemos disfrutar.

  5. juangua said

    Pues gracias por vuestros comentarios, es un placer poder compartir con vosotros estas vivencias.

    No suelo llevar cámara y si la llevo no la uso mucho porque no es acuática, así es que solo os puedo transmitir mis historias con mis palabras y con las fotos que mi “Limonisa” me hace con tanto cariño y paciencia, aunque también le tengo que agradecer a Mª Ángeles las fotos del día de la sama.

    Gracias Carcharinus, Jaimitokayakpesca, Raspacejo e Iñigo (que por lo que entiendo, no pescas, ni ****as) por vuestros comentarios, esos si que son buenos!!! Me han dado mucha energía y me hacía falta que llevo un finde sin dormir demasiado, esto de la pescakayakera…. Que buena onda que dais, gracias.

    Ah!!! Gracias Raspacejo por recordar lo de cuidar y respetar la zona en la que pescamos. No hay nada como soltar peces que no dan la talla, o incluso que la dan y tener la entereza de soltarlos, al principio cuesta, pero cuando te acostumbras es un placer. A veces me gusta pensar que los que suelto me viene en forma de buenas piezas.

    Pido disculpas, no voy a poder contestar en un tiempo y supongo que no podré contestar a todos, mi tiempo de pesca, montaña, familia, etc, no lo puedo, ni quiero sacrificar por esto, pero sabed todos que os estoy muy agradecido de antemano por vuestros comentarios, mucha salud a todos y yo también insisto, respetad el medio tan precioso que podemos todavía disfrutar, el mar y sus habitantes se merecen que lo apreciemos en su justa medida.

    Por último y una vez más gracias Arturo “Caballa”

    Juan Guadalupe “Argonauta”

  6. Sir Owens said

    Tienes razón, mucha razón Juanga…la culpa ha sido y es de tu hermano.
    El muy “canalla” ha configurado a un inexperto kayakero en un genial pescador desde kayak.
    A quienes tenemos el gusto de conocerle y haber compartido algunas jornadas de pesca con él, sabemos de sus habilidades y buen compañero de equipo que es.
    A tí, agradecerte hayas querido personarte en este blog y hacer caso a tu hermano y Arturo para que tus experiencias (que no son pocas…) salgan hacia nuestras ganas de entusiasmarnos y vibrar con este deporte aventura…así ya tengo otro más a quien culpar de seguir dándome madrugones y llegar extenuado a casa.
    Eso me pasa por tener los amigos, que tengo !! ja,ja,ja.

    Muchas gracias y Felicidades por tu ética de pescador…
    Pezqueñines…dejarlos crecer !!

    Nos vemos en la mar, compañero; Sir Owen’s.

  7. Bokeron said

    Buen relato Argonauta, me alegro de tu fenomenal progresión y de que puedas seguir disfrutando tanto de ella en el magnífico paraje que tienes ahora tan cerquita.
    Solo tengo una “pega” para mí Skorpio no hay más que uno y es Francis Skorpio…
    Si todos nos ponemos el mismo nick estamos apañaos…
    Un abrazo.

  8. Qué tal, Boquerón:

    Me alegra saludarte, aunque esta vez no sea a pie de playa. Con respecto al tema de los nick no puedo estar más de acuerdo contigo, pero surge el problema de que somos los que estamos pero no estamos todos los que somos.

    Es decir, que por error, o por el simple hecho de no conocer a todos los compañeros de Peskama, o por no haber leído todos los artículos, post o comentarios, no sabemos cómo nos llamamos cada uno de los que integramos este grupo. Yo formo parte de Peskama como Jorge “Skorpio” desde julio de 2009…desconociendo en absoluto la existencia de Francis en aquel momento.

    Por mi parte ya le planteé este “problema”, pero no se le dio más importancia ya que el otro Escorpio se llama Francis y yo Jorge, y ahí no hay lugar a error. Incluso propuse cambiar mi nick si Francis había participado antes que yo en el blog (o se había registrado antes). Por cierto, conocí a Francis en la última quedada y es un tío la mar de simpático (un saludo!). Y reitero que si existe tal problema estoy totalmente dispuesto a cambiar de nick.

    Disculpad que ahonde en este momento en este tema, pero me ha parecido tan bonito y personal el artículo de mi hermano Juan “Argonauta” que creo no merece que se desvíe la atención hacia ninguna otra motivación (que por cierto, hasta este mismo momento me sentía integrante de pleno derecho de Peskama, como todos los demás).

    Disculpad de nuevo, un afectuoso saludo, Boquerón.

  9. Ahora sí!

    Enhorabuena por el artículo!

    Si me emociono cuando me cuentas tus salidas por teléfono, me emocioné cuando “preleí” el artículo, más me he emocionado ahora al leerlo ya publicado en este pequeño gran espacio que es Peskama (gracias Arturo “Caballa” y toda la “troupe”). Relatos puros, inmejorable.

    Ya antes de empezar a pescar demostrabas dotes de verdadero superviviente en la vida. Ahora todo ese cúmulo de experiencias y apredizajes te sirven para disfrutar sobre tu montura no sólo de la mar y los peces, sino de todo lo que nos rodea cuando estamos “a merced” del gran azul.

    Amaneceres y atardeceres, cielos y luces, colores y olores, paisajes dignos de postal, siempre emoción, y algún que otro susto…
    pero lo mejor…acariciar la orilla y comenzar a navegar hacia el horizonte contigo de compañero, todo alma y valor.

    De nuevo enhorabuena por tu artículo , “Argonauta”; pero sobre todo, hermano, GRACIAS.

  10. Tritón said

    Muy bonito artículo, Juan.

    Enhorabuena a tí y a tu hermano, por lo que le corresponde. Estoy seguro que no soy el único que ha podido revivir muchas similitudes en sus inicios con tu exposición; en las salidas, bolos, primeras capturas, días de agujetas, etc. Bueno, con excepción de tu último éxito, claro. 🙂

    Gracias por compartirlo.

    Un saludo y ¡Buena proa!

    Carlos “Tritón”

  11. Bokeron said

    Hola de nuevo Jorge, haces bien en sentirte miembro de pleno derecho de Peskama dado que Peskama somos todos los que integramos este grupo y sentimos de una forma especial esta forma de vivir la pesca tan especial.
    Aquí nadie es más que otro compañero y todos intentamos ser una piña.
    El comentario viene a cuento de que cuando Arturo nos comentó a algunos la publicación de este artículo hablamos con Francis para que felicitara a su hermano por las pesqueras.
    Como es lógico Francis nos sacó del error y ya nos comentó que había más “Skorpios”…
    Cada uno es libre de ponerse el nick que quiera, pero en mi opinión no creo que sea buena idea que haya más de un Caballa o tres Sir Owen,s… así todos sabemos de quien hablamos y a quien nos dirigimos.
    Tampoco se quien conoció antes Peskama o quien se registró antes, solo se que la mayoría conocemos a Francis y hemos paleado con el desde hace ya bastante tiempo… cuando hablamos de Skorpio pensamos en él, sin que hasta ahora hayamos tenido que poner delante ningún nombre.
    Por supuesto es solo mi modo de pensar, no pretendo desviar el tema del protagonismo que merece el artículo de Argonauta al que vuelvo a felicitar por su forma de “aprender” el oficio.
    Tampoco quiero con este comentario crear controversias ni malos rollos, no quiero que haya malos entendidos ya somos mayorcitos para tomar cada uno nuestras decisiones.
    Un saludo.

  12. Hola Juangua soy Alberto “PuntaCarnero”, me alegro verte ahora por aqui, ya que ya nos hemos encontrado varias veces, en la playa de Getares, en la quedada de Peskama y por ultimo navegando con nuestros kayaks a la altura de PuntaCarnero yo viniendo de vuelta y tu de ida, donde ya me “pusiste el bigote” con la bonita captura de una lubina de 3 o mas kilos; aunque yo no me vine de vacio, fue cuando remolque a un compañero hasta la playa al haber volcado el kayak y perdido la pala !menuda captura!.
    Me alegra ver la progresión tan rapida que llevas en esta noble disciplina. Yo voy algo mas lento ya que, como te dije, con los 2 niños tan pequeños, mis escapadas son puntuales y muy espaciadas en el tiempo. Pero te doy un toque cuando salga, eso si, tendre que amarrarme a tu popa para no perderte pues con el kayak de travesia que te vi eres un bólido a mi lado.
    Lo dicho, me alegro saludarte por aquí, gracias por compartir tus experiencias y espero nos veamos en la mar.

  13. Muy bonito el artículo, la verdad que te emocionas leyéndolo, se nota lo unido que estáis los dos hermanos aun en la distancia, felicidades por esas capturas y por sentir el mar por tus venas, cuando mencionas lo de la vuelta a nuestro ser primitivo creo que todos nos identificamos con esas palabras al tener entre nuestras manos esos animales que con tanta emoción y devoción buscamos en cada una de nuestras salidas, por eso te digo gracias por hacernos sentir parte de tus relatos en nuestras casas ya que al leerte nos metemos en tu pellejo y lo vivimos como si fuésemos nosotros, venga ánimo y gracias de nuevo

  14. Caballa said

    Hola Juan “Argonauta”:

    No sabes lo que me alegro de ver plasmado en Peskama todas y cada una de tus aventuras de pesca de una sola tacada y a modo de carta de Presentación, ¡¡vaya forma de entrar!! Ahora todos sabemos como te las gastas a bordo de tu kayak caña en mano, pero también hemos aprendido algo que a la postre resulta fundamental… el respeto hacia el mar y todo lo que lo rodea, capturas incluidas.
    De tu artículo, un gran trabajo no solo por su extensión sino por la forma en la que nos lleva a tu actualidad pesquera y kayakera, se desprende que eres un autodidacta y que aprendes muy rápido de tus errores.
    Tengo en mente el primer día que nos cruzamos contigo, y precisamente no iba en kayak sino a bordo del “Zurazu” con mi buen amigo Fermín, recuerdo que te hice unas fotografías y que te enseñamos una de las samas de Fermín, a lo que nos dijiste “a ver cuanto pillo yo una de esas”… una semana después hablamos por teléfono y me contaste tu primera gran batalla. Espero poder compartir muy pronto un día de pesca contigo y con tu hermano Jorge “skorpio” al que confundí por error con Francis “Escorpio”, y que próximamente se presentará en Peskama como nuevo colaborador contándonos su propias experiencias a bordo de su kayak.

    El tema de los apodos o “nicknames” siempre suscita controversia si coinciden con los de otras personas, pero tengo que confesar que la elección de un apodo tiene siempre un matiz sentimental y por ello se merecen siempre el respeto de los demás. Recuerdo además que en un correo electrónico el propio Jorge me pregunto si la coincidencia era un problema, y sinceramente siempre que se anteponga el nombre de pila y más aún conociendo en persona a ambos, para mí no lo es. Hace unos minutos estaba en el coche con mi hijo y me preguntó: ¿Papá, con qué edad cogí mi primera lubina? “Con tres años Arturo…” ¿Y era grande? “No, la soltamos… por cierto ¿Si yo soy Arturo Caballa, tú quién eres?” Arturo Caballa Jr, papá…
    Ya tenemos un “Escorpio Jr”, así que Jorge anímate a por un “Skorpio Jr”…

    Una última aclaración, en Peskama no se registra nadie, sino que todos aquellos lectores que quieren identificarse con un nombre y un gravatar (foto) se registran en WordPress.com como “usuario”. Lo único que se da de alta en Peskama es a cada uno de los colaboradores para que de esta forma la publicación del artículo que nos presentan se haga junto con el nombre del autor. Y por último os recuerdo a todos que Peskama es un blog.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, sin sus lectores Peskama no tendría sentido y de nuevo gracias a Juan “Argonauta” por su incorporación, enhorabuena por tan elaborado artículo y felicidades por todas y cada una de sus capturas.

    Un abrazo y buena pesca
    Arturo “Caballa”

  15. ESCORPIO said

    Magnifico articulo detallando todas tus capturas y jornadas de pesca casi salida por salida.
    Estoy seguro que a todos nos hace recordar los comienzos en esta bendita locura que es la pesca en kayak, daros la enhorabuena tanto a ti “Argonauta” por las formidables capturas y a tu acompañante de lujo como Jorge Skorpio, para mi fue tambien un placer concerte en la quedada de Peskama 2010,un abrazo

  16. Hola Juan, déjame en primer lugar darte las gracias por el gran artículo que nos acabas de regalar,pero gracias también a tu hermano por meterte en este mundo ya que gracias a él, hoy podemos leerte.
    Me has impresionado, has sido sincero contigo mismo desde un principio y gracias a ello has descartado una modalidad de pesca para evolucionar en otra iniciandote como muchos otros (entre los que me incluyo) con un kayak y equipo modestos y unos conocimientos básicos, para llegar a ser capaz de elegir el mejor material y aunar conocimientos y técnica suficientes (aquí ya no me incluyo pues yo estoy bastante más atrasado) para enfrentarse y salir victorioso a batallas como las que tan fielmente nos has relatado.

    Yo también recuerdo el día que nos cruzamos y si te soy sincero pensé para mis adentros: “hay que tener un par de coj… para salir con un kayak por estas aguas”. Reconozco que el mar siempre me ha infundido y me infunde mucho respeto, pero “El Estrecho” mucho más (hice la “Mili” entre la “Isla de las palomas” y “El Bujeo” y he visto temporales que te quitan el hipo) pero tu has demostraso que siendo prudente y sensato se puede pescar en zonas cuando menos peligrosas.

    Por otra parte comparto contigo muchas, TODAS, las sensaciones de las que nos hablas pero sobre todo una,que aunque fué en agua dulce practiqué durante años, “Captura y Suelta”, algo contradictorio y dificil de hacer en principio, pero sin duda algo grandioso que es perdonar la vida a tan noble adversario que es ese pez que te ha regalado inolvidables momentos antes, durante y después de su captura. Y que con una buena foto quedará inmortalizado para siempre mientras nada de nuevo bajo tu casco, agradecido de tu noble gesto.

    Y por último quiero decirte que para mí eres otro ejemplo a seguir, otra figura a imitar, otro de los maestros que habitan en PESKAMA, del que aprender ya que aunque aquel día que nuestros rumbos se cruzaron, Tú ibas y Yo volvía, quien en realidad venía de vuelta eras tú. De vuelta de sitios, de sensaciones y de batallas que aún desconozco, que espero paciente algun día lleguen y que tu ya conoces gracias a tu esfuerzo, tesón y capacidad de aprendizaje, gracias al empujoncito de tu HERMANO.

    Enhorabuena Juan “Argonauta” y enhorabuena Jorge “Skorpio” compañeros y hermanos en el Mar y en la Vida, ¡¡¡¡¡ALABADOS SEAIS LOS DOS!!!!!

  17. barlovento said

    Fantástico articulo y muy bonita progresion. Sigue disfrutantdo tanto de la pesca en kayak como de la gran compañia que te invita a tener este deporte.
    Saludos Barlovento.

  18. Muy buen articulo, al igual que tu progresión por cierto envidiable ( sanamente eh jajaja) por muchos de nosotros .
    un saludo y que pronto nos hagas disfrutar con otro articulo como este ,que refleja la progresión en este mundo del kayak.
    felicidades.
    Er-cenachero

  19. Juan_Shark said

    Que tal Juan,

    precioso relato el que acabo de leer; lo empece el otro dia pero lo deje porque no tenia la tranquilidad que precisaba la lectura de este artículo, hoy en el salon de mi casa me he trasladado a la costa tropical (costa que conozco bien por encima y por debajo del agua) y al estrecho; y he navegado y pescado en sus aguas gracias a ti.

    Llevamos casi el mismo tiempo pescando y las sensaciones por lo que he leido muy paralelas, y te puedo decir respecto a alguno de tus comentarios que sí, pero no solo tu, creo que la mayoria de los que andamos por aqui; no estamos mu bien de la cabeza.

    No se lo que tiene esto pero engancha de verdad, y tu encima tienes la enorme suerte de poder compartirlo con tu compañera y con tu hermano; y preguntas ¿que mas se le puede pedir a una aficion? ; pues amigo, encima con los pescados que sacas, no pidas nada mas porque eso tiene que ser pecado.

    Juan, sigue disfrutando del mar como lo haces, y cuidandolo como todos deberiamos de hacer, si queremos que algun dia nuestros hijos puedan disfrutarlo tambien.

    Un saludo, Juan_Shark.

    P.D.: el cuadradito de “Resultado de mi estancia en Motril” resume a la perfeccion mi sentimiento hacia esta aficion pero en otro lugar, con otro paisaje, pero seguro que con el mismo “VENENO”. Gracias.

  20. leivako said

    Me ha encantado tu relato compañero.

    Juan no pasearás el perro por la playa de getares?? voy bastante a pescar a surfcasting a esas playas (Rinconsillo, Getares) y he visto varias veces a un dalmata maseando a su dueño…. ¿ no serías tú?

    Yo estoy destinado en La Linea, y estoy alli de lunes a viernes, de haber sabido que había aficionados al kayak por aquella zona algún diita lo habría enganchado a la baca del coche, aunque eso 3 o 4 horas paleando ufffff.

    Bueno un saludo y que sepas que por el Campo de Gibraltar tienes un colega.

  21. Txubaskos said

    Juan, pareces una persona bastante ordenada y metódica. El trabajo de motivación probablemente lo hiciera tu hermano, pero el desarrollo y progreso en tus pescadas son fruto de tu tesón y de tu capacidad de observación (se puede asociar a tu trabajo?). Además me ha gustado cómo has presentado el artículo, y su desarrollo.

    En cuanto a las pescadas, como siempre, la gana por sentir eso que sentís al lograr un objetivo de ese tamaño, sobre todo la pelea, me provoca esa sensación que te ayuda a volver cada día con más ganas a la mar.

    Si, la culpa la tuvo tu hermano, pero seguro que tú has tenido la culpa de que más de uno haya entrado al agua con la esperanza de conseguir lo que tú has conseguido (y seguirás haciéndolo, y poníendolo en común). Gracias por ponerlo en común.

  22. Juan estupendo artículo, muy ameno.
    Has plasmado tus vivencias con mucho gusto, y como a casi todos nosotros estas disfrutando en todos los sentidos de esta pasión, que es la pesca en Kayak.

    Te deseo continúes así, y al CULPABLE darle las gracias por mostrarte este camino.

    A Isa ( Limonisa) palear al lado de las personas que quieres es algo que no todo el mundo tiene la suerte de poder hacer, te felicito por ello.

    Un saludo compañero.

    Josem Samurai

  23. Grande Juan !!! he disfrutado un montón leyéndote. En fin, todavía te faltan unas pocas piezas de gran porte por capturar para conseguir equilibrar tu balance calórico.
    Un fuerte abrazo y nos vemos pronto amigo!!

  24. Hola. Me ha parecido increible tu reportaje, yo busco gente del campo de gibraltar. Soy de La Linea y salgo solo me gustaria quedar para conocernos y echar unos dias de pesca. Mi correo es surer_19@hotmail.com

  25. yuntajs said

    Vaya articulo más emotivo y que envidia poder disfrutar de esta increíble modalidad de pesca junto a un hermano, al que le doy las gracias por haberte metido el veneno del kayak y para que podamos disfrutar de tus aventuras.
    Este artículo me ha hecho retroceder en el tiempo y recordar mis inicios en la pesca cuando espera con ansia que mi hermano mayor me llevara en su ciclomotor a las playas de Nazaret a pescar mújoles, la pena es que fue el quien me enveneno y pero con el tiempo dejo de pescar.
    Un saludo.
    YUNTAJS.

  26. Aleva said

    Buenas Juan “Argonauta”,

    Estupendo artículo para mostrarnos tus credenciales, no has dejado nada atrás compañero!!

    Tu recorrido en la práctica de la pesca es un espejo donde mirarse, cada uno estará situado en un párrafo de este artículo.. bien iniciándose, en trámites o ya consagrado en este maravilloso mundo.. y da gusto ver como con afición y perseverancia los propósitos se consiguen!!

    Enhorabuena por tu labor peskera, tus capturas y tu suerte.. si esa de poder compartir tus momentos con alguien tan cercano como un hermano con las mismas aficiones!!!

    Un saludo, y espero coincidir algún día por tus dominios.

    Álvaro “Aleva”.

  27. francis pirata said

    hola compañero pues te considero asi aunque no tengo el gusto de conocerte en persona eso si conozco a tu hermano, que lo considero un buen amigo, y alguna vez me ha dicho que me me fuese con vosotros pero no he podido ese dia. Espero que algun dia salgamos a la mar los tres e intercambiemos tecnicas de pesca.
    En cuanto a tu relato me ha parecido muy bonito pues como otros relatos de otros compañeros te invitan a seguir saliendo a pescar en kayak y aunque no cojas nada, siempre te quede la satisfaccion de haber navegado por este inmenso oceano lleno de vida. Asi que te doy tambien las gracias por contar tus experiencias y desearte que sigas haciendo pesqueras como las que hemos podido ver en las fotos y, sobre todo, mostrando compasion por cada pieza que pescas,gracias de nuevo compañero y como diria Owen ¡nos vemos en la mar!

  28. Neococo said

    Buenísimo artículo, vaya progresión¡¡¡¡¡¡, después de ver la pescadilla de la última foto, hay que ver lo siguiente que será.

    Felicidades por el artículo y felices fiestas.

  29. Juan "Argonauta" said

    Gracias a todos, vuestros comentarios me alientan aún más a seguir buscando esas sensaciones que tanto nos hacen disfrutar.
    Que tengáis buen año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s